El PP trabaja su hueso duro de la Andalucía interior

Es una de las históricas asignaturas pendientes del Partido Popular y prevé allanar el camino tras el 22 de mayo.

047and08fot1
047and08fot1

PALMA DEL RÍO (CÓRDOBA)- El presidente del PP andaluz, Javier Arenas, aseguró ayer que la «clave» del vuelco en Andalucía está en los municipios del interior, y se mostró convencido de que su partido consiguirá este objetivo «en función de que la marea del cambio llegue» a estos municipios.
Esta reflexión fue realizada por el líder de los populares andaluces en la segunda jornada de la campaña electoral del PP para los comicios del 22 de mayo, en la que viajó hasta los municipios de Fuente Palmera, Posadas y Palma del Río, en la provincia de Córdoba, territorios donde tradicionalmente gana el PSOE.
Acompañado del presidente del PP de Córdoba, José Antonio Nieto, el presidente del Partido Popular andaluz arropó en la jornada de ayer a los candidatos de Fuente Palmera, Rafael Crespillo; de Posadas, Antonio Ortega «Pechete»; y de Puebla del Río, el diputado autonómico Salvador Fuentes. En las intervenciones de los tres actos, el líder popular incidió en la importancia de las elecciones municipales para que en Andalucía se produzca el cambio político, que «ya se palpa en la calle», porque los ciudadanos consideran que los andaluces llevan «muchos años confiando en el PSOE y les ha defraudado».
«No os vamos a defraudar», subrayó el presidente de los populares andaluces, quien reiteró su mensaje de que el PP no concurre a las elecciones municipales para ganar al PSOE sino para «vencer a la crisis y al desempleo», que en el caso de Andalucía asciende a 1,2 millones de parados.
Tras advertir de que «la clave está en el interior de Andalucía», el histórico hueso duro del Partido Popular, Javier Arenas se mostró convencido de que el PP sólo hará el cambio político en la comunidad si es capaz de imponerse también en los municipios alejados de la franja costera que tradicionalmente se le han resistido electoralmente.
El líder popular puso el acento también en la necesidad de que en las zonas del interior de la comunidad andaluza haya empleo, sobre todo por parte de los jóvenes –uno de cada dos está parado–, para que no se vuelva a repetir el fenómeno de la emigración.