El PP invita a Duran a romper con CDC y apoyar su programa electoral

Sánchez-Camacho acusa a Mas de utilizar las banderas para esconder casos de corrupción

El PP se cruzó con ERC en el Muhba, ambos eligieron el museo para presentar su programa
El PP se cruzó con ERC en el Muhba, ambos eligieron el museo para presentar su programa

BARCELONA– Se abre el telón y se ve a un niño, una inmigrante latinoamericana, un parado, una jubilada, una joven estudiante y un emprendedor. No es la puesta en escena de ningún chiste sobre películas, sino el reparto de carne y hueso que personifica el programa con el que el PP se presenta las elecciones autonómicas del 25 de noviembre. Alicia Sánchez-Camacho se rodeó ayer de este elenco de personas anónimas para presentar un programa electoral centrado en los problemas que a su entender preocupan a los catalanes como el paro, la calidad de la educación y la sanidad, y la reactivación de la economía.

El programa electoral de los populares no dedica ni una línea a la agenda soberanista que Artur Mas ha logrado colocar en el centro del debate político. No habla de referendos, del encaje de Cataluña en España, de federalismo ni independencia. Aunque durante la presentación del programa electoral, en el Museo de Historia de Barcelona (Muhba), Sánchez-Camacho no obvió el tema de moda. Primero Andrea Levy, la vicesecretaria de Estudios y Programas, que precedió ayer precedió a la candidata, invitó a Josep Antoni Duran Lleida a apoyar el programa electoral del PP, después de haber cuestionado los pilares de la estrategia soberanista de Mas.

Pese a que Duran esté jugando el papel de imprimir moderación al discurso de CiU, Sánchez-Camacho avisó de que es cómplice del independentismo de Mas. Insistió en que el PP es la única formación capaz de frenar la deriva separatista, en un intento de captar el voto de los socialistas desorientados con el relato que vende el PSC.
Tras este inciso, Sánchez-Camacho expuso sus compromisos electorales. Como medida para salir de la crisis contempla la consecución de un nuevo sistema de financiación singular para Cataluña, «que responda al objetivo de resolver el problema sistemático de insuficiencia financiera de la Generalitat para atender sus competencias». Defiende el incremento de los impuestos cedidos y la participación en la cesta de impuestos, un cambio de modelo dentro del régimen común de la Lofca.

Propuestas sensatas
La candidata del PP también prometió que retomará las comisiones de investigación sobre las cajas y la gestión de la sanidad pública, que el Parlament se vio obligado a paralizar con el avance electoral de Mas. Sánchez-Camacho acusó a CiU de utilizar las banderas para tapar los casos de corrupción que le importunan como el de las ITV, Innova o el Palau de la Música. Para luchar contra la corrupción, el PP propone impulsar la creación de una ley de transparencia que haga públicas todas las subvenciones de la Generalitat.

Sobre las subvenciones, expuso medidas para contener el uso de dinero público de forma clientelista. Como reducir un 30 por ciento las subvenciones a partidos, suprimir un 20 por ciento los cargos de confianza y las «embajadas,» un clásico que desató los aplausos de la militancia.