El mando de la operación que abortó el «chivatazo» cierra filas con Camacho

Carlos Germán, responsable de la operación contra el «aparato de extorsión» de ETA supuestamente abortada por un chivatazo policial en mayo de 2006, cierra filas con el secretario de Estado de Seguridad en el informe que esgrimió el juez Pablo Ruz para no llamar a declarar a Antonio Camacho por el «caso Faisán».

Antonio Camacho, secretario de Estado de Seguridad, en una comisión de Interior del Congreso de los Diputados
Antonio Camacho, secretario de Estado de Seguridad, en una comisión de Interior del Congreso de los Diputados

En una batería de argumentos, el mando policial desgrana los motivos por los cuales las llamadas entre Camacho y el ex director general de la Policía Víctor García Hidalgo no son relevantes para el caso. Así consta en el recurso planteado ante el propio Ruz por la asociación Dignidad y Justicia (DyJ), que insiste en que el «número dos» de Interior debería aclarar esas conversaciones telefónicas de los días 3 y 4 de mayo de 2006.

Según DyJ, el informe parte de una «premisa errónea» al tratar de justificar que Camacho no fue el autor ni recibió la llamada que originó la delación, una cuestión «que ni mucho menos fue planteada por esta parte».

La asociación que preside Daniel Portero –personada como acusación popular– se queja de que sólo ha tenido acceso al tráfico de llamadas de Hidalgo de los días 3 y 4 de mayo y a las efectuadas entre el 5 y el 30 de septiembre de 2006.

Según el informe ninguna de esas llamadas está relacionada con el chivatazo. La primera (3 de mayo), porque «todavía no se había propuesto al juez» el operativo contra la red de extorsión de ETA del día siguiente. Y la segunda y la tercera porque, insiste, son anteriores a la delación policial.

DyJ, sin embargo, cree que sí. Sin ir más lejos, porque García Hidalgo llama a Camacho desde un teléfono «de seguridad» el día del chivatazo «justamente en el momento en que Elosua (dueño del local donde supuestamente se pagaba el «impuesto revolucionario») salía de su casa camino del bar Faisán». Ese día, además, ambos coincidieron en la toma de posesión del nuevo director de la Guardia Civil, por lo que según DyJ García Hidalgo no habría necesitado llamar a Camacho para informarle del traslado de Elosua a Francia.