El fuego y la tradicional «banyá» protagonistas de las Hogueras

La fiesta comenzó con el disparo de la popular «palmera»

La «nit de la cremá2 volvió a congregar a miles de personas por las calles de Alicante
La «nit de la cremá2 volvió a congregar a miles de personas por las calles de Alicante

Alicante- El rito del fuego purificador volvió anoche a iluminar las calles y plazas de la ciudad de Alicante, con la quema de los cerca de 200 monumentos de las Hogueras que en los últimos cinco días han dado vida a las fiestas de San Juan.
La «Nit de Sant Joan» comenzó a las doce de la noche con el disparo desde lo alto del monte Benacantil de la tradicional «palmera», un espectacular artificio pirotécnico que, además de servir de señal par a que el fuego cobre vida, dio color a la noche alicantina.
Además, en la plaza del Ayuntamiento, punto de inicio de la «cremá», ardió la hoguera oficial y, a partir de ahí, lo hizo el resto de monumentos distribuidos por los distintos barrios de la ciudad.
Durante el ritual del fuego, tuvo lugar un año más, la tradicional «banyá», en la que decenas de miles de personas, sobre todo jóvenes, agolpadas en las vallas de seguridad de los monumentos pidieron agua a los bomberos para rebajar el alto grado de calor que se concentró en esos instantes.
Para garantizar la seguridad durante la última noche de las fiestas alicantinas, alrededor de 500 agentes de diversos Cuerpos y Fuerzas de Seguridad de la Administración velaron por el correcto desarrollo de «la nit de la cremá», punto final de unas fiestas que este año han aguantado la crisis económica, a pesar de las reducciones presupuestarias.
Durante estos días de fiesta, más de un millón de personas se acercaron a vivir las fiestas.