Camps pide a Pajín que apoye la reforma de la financiación

La sesión de control al presidente Camps estuvo ayer marcada por los cambios en el Ejecutivo de Zapatero.

Camps habla y Blasco escucha
Camps habla y Blasco escucha

Valencia- El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, aprovechó ayer la sesión de control en Les Corts Valencianes para pedirle a la desde hoy ministra de Sanidad, Leire Pajín, que no olvide su condición de senadora valenciana y consiga una mejora en la financiación estatal que llega a la Comunitat Valenciana.
Camps pidió también que impidiera, «si es que puede» que un «tránsfuga» como Agustín Navarro encabece la lista socialista por Benidorm, petición que más tarde reiteró, esta vez dirigida al nuevo secretario de Organización, Marcelino Iglesias.
Durante la sesión de control, el síndico socialista, Ángel Luna, inquirió al presidente sobre los contratos para la retrasmisión de la visita del Papa y pidió la destitución de Rafael Blasco. Luna comparó el coste de la retrasmisión de la visita papal en el caso de la Comunitat Valenciana en 2006, -catorce millones-, con lo que se gastará la TV3 en la próxima visita del Papa a Barcelona -algo más de un millón-, y calificó también este desfase de trama corrupta «más chapucera que la Gürtel».
El presidente Camps le contestó que estaba absolutamente tranquilo con los contratos efectuados por Canal 9, «porque está todo correcto» y mostró su confianza en Rafael Blasco «que supo salir de la oscuridad y pasar la raya hacia la luz», en alusión al pasado socialista de Rafael Blasco.
Además, recordó que Blasco «dio inmediatamente explicaciones, a los medios y al fiscal, y usted todavía no ha explicado quién le dio el informe policial bajo secreto de sumario, quién le pagó la reforma de su casa y quién le regaló un coche».
Por último, el síndico de Compromís, Enric Morera, acusó a Camps y al anterior arzobispo García Gasco de montar la visita del Papa, «uno porque quería el birrete, y otro, un gran evento».