Solución a los desahucios por Irene Villa

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Subir el escalón de la independencia es un sueño cada vez más inalcanzable. Hace unos años se conseguía a costa de trabajar catorce horas, de invertir ratos libres en buscar nuevas vías de financiación, de gastar fines de semana detrás de una barra... Hoy se aleja cada vez más el deseo de miles de jóvenes españoles, que tardarían casi una vida en comprar una vivienda, destinando su salario íntegramente. Eso, quien tenga la suerte de tenerlo, y dejando fuera otros gastos como la alimentación, el transporte o el ocio, incompatibles con tener una vivienda. Por ello, hace unos años, sólo el 2% de la población española de entre 18 y 24 años se lanzaba a comprar una casa, que requería, en algunas comunidades, hasta el 90% del salario. Esto, unido a los altísimos precios del alquiler y el consecuente endeudamiento familiar de quienes decidían emanciparse, se traducía en una bajísima tasa de emancipación a nivel nacional. Hoy, el drama social se multiplica con una altísima tasa de desempleo, emergencia nacional, pero sobre todo con los desahucios que no sólo arruinan vidas, sino que arrasan hasta con las ganas de seguir viviendo. Como el Estado del bienestar está para ayudar a quienes lo han perdido todo, los partidos deben unirse y dar solución a los desahucios, drama que sólo interesa a los bancos quienes, precisamente, originaron este desastre por ofrecer créditos de manera irresponsable. Hay que poner freno a una situación social que mancilla nuestra imagen y, si la banca recibió dinero del Estado, es también su compromiso buscar una solución.