Cumbre de «tops» a la milanesa

Naomi Campbell, Eva Herzigova, Valeria Mazza e Inés Sastre amadrinan la tienda «deluxe» de Pirelli en el mundo

De izda. a dcha., Naomi Campbell, Eva Herzigova, Afef Jnifen, Marpessa Hennink, Valeria Mazza y Bianca Balti. Todas ellas arrancaron más de un suspiro en la tienda de Pirelli
De izda. a dcha., Naomi Campbell, Eva Herzigova, Afef Jnifen, Marpessa Hennink, Valeria Mazza y Bianca Balti. Todas ellas arrancaron más de un suspiro en la tienda de Pirelli

Sonríe. Sí, sonríe. Cuando se anuncia que Naomi Campbell es la estrella de un evento –y no sólo por su vestido estelar de Dolce&Gabanna–, resulta inevitable pensar que va a llegar con cara de pocos amigos, que mirará de reojo a la Prensa y que hará un visto y no visto. Sin embargo, en la inauguración de la primera tienda oficial de Pirelli, la diosa de ébano fue algo menos diva de lo que, como dicen, suele acostumbrar. Algo ayudaba que acudiera con una corte de guardaespaldas. ¿O quizá era el reencuentro con las otras «tops» que han sido fotografiadas para el popular calendario? Y es que,fue aparecer Eva Herzigova, con la que ha compartido desfiles en medio mundo y portadas de las principales revistas de moda, y la Campbell no dejó de sonreír, bromear y hacerse fotos con su propio iPhone. Tan sólo le cambia el gesto cuando se le pregunta por su vuelta a las pasarelas. «No me he ido nunca. Tampoco es cierto que sólo trabaje para mis amigos. No paro», sentencia algo molesta porque alguien pueda creer que se ha jubilado. Y es que, aunque ya ha rebasado los 41, su caché apenas se ha resentido. Y si no, ahí tiene a su Vladislav Doronin, con sus 6.000 millones de euros de fortuna.

«No» a la jubilación
Tampoco se ha resentido el tirón de sus veteranas compañeras de reparto en el calendario Pirelli –a saber, las «tops» italianas Eva Riccobono y Bianca Balti, la argentina Valeria Mazza y la española Inés Sastre– la apertura de esta tienda de diseño de 1.500 cuadrados y que ha costado 4 millones de euros. Claro, que la Mazza , lejos de sentirse incómoda con la pregunta, la agradece. «Es cierto que ahora me dejo ver menos, soy madre y procuro estar con mi familia lo más posible», comenta la argentina, que acaba de estrenar perfume propio y ve lejos la posibilidad de verse de nuevo a torso descubierto en el popular calendario que en la edición de 2012 encabecerán Kate Moss y Milla Jovovich. «Si me lo proponen, lo haría tapadita», explica ante una Naomi que no duda su respuesta: «No me importaría posar desnuda de nuevo para el calendario». Ahí queda eso, mientras Inés Sastre se deja querer: «Que me llamen y me propongan. Con Mario Sorrenti, el fotógrafo, estaríamos todas ideales…».


«Antes muerta que con Twitter»
Con la resaca de éxito del concurso de Miss Italia, donde ejerció de madrina, Inés Sastre llegó a la tienda de Pirelli. Todos se referían a ella como la «actricce spagnola», cuando en nuestro país Wikipedia la encabeza como modelo. «Cada uno quiere ver lo que quiere ver, contra eso no puedes hacer nada. Es más, en algunos medios aquí se refieren a mí como actriz francesa. Sin embargo, aunque desde hace 20 años viva en Francia me siento española», comenta a LA RAZÓN. Pero, ¿duelen estas etiquetas? «A mí no me duele nada. Soy feliz y sé que tengo mucha suerte de hacer el trabajo que me gusta. Estoy en un periodo de transición positivo, de volver a la vida pública y al cine, ahora que mi hijo es ya más grande, más autónomo y me siento más libre para trabajar». Es la única licencia que da a su vida privada. De ahí que Inés muestre desapego a las redes sociales: «Antes muerta que con Twitter».