Moody's rebaja el rating de 16 bancos y cajas españoles

MADRID- La agencia de calificación crediticia Moody's cumplió la amenaza que llevaba sonando toda la tarde y rebajó ayer entre uno y tres escalones la calificación de 16 entidades financieras españolas, entre ellas BBVA y Santander, tras concluir la revisión del sistema que comenzó a mediados de febrero, según informó la firma estadounidense.

Moody's, que realizó el recorte de notas de solvencia de la deuda a largo plazo al cierre de Wall Street, atribuyó estas rebajas a las condiciones adversas de la economía española, de nuevo en recesión según confirmó ayer el Ministerio de Economía, a la menor solvencia de la deuda soberana (la temida prima de riesgo, disparada), al «rápido» deterioro de la calidad de los activos de estas entidades (los inmobiliarios «tóxicos», principalmente) y a la menor capacidad de estas empresas para financiarse.

Por otra parte, la agencia también mencionó algunas «tendencias positivas» dentro del escenario financiero español y citó como ejemplos el aumento de las provisiones de bancos y cajas, el aporte de liquidez por parte del Banco Central Europeo (BCE) y las medidas de apoyo, «actuales y futuras», del Gobierno de Mariano Rajoy, informa Ep.

Santander y BBVA, entre ellas
En base a estas premisas, Moody's rebajó el rating de 16 entidades, de tal forma que el Banco Santander pasó de Aa3 a A3; Banesto de A2 a A3; Santander UK de A2 a A1; BBVA de Aa3 a A3; Unicaja Banco de A1 a A3; Caixa Bank de Aa3 a A3; Banco Popular de A2 a A3; Caja Rural de Navarra, de A3 a Baa1; Banco Sabadell de A3 a Baa1; Banco Cooperativo Español de A1 a Baa1; Bankinter de A2 a Baa2; Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA) de A2 a Baa2; y Caja Rural de Granada de Baa1 a Baa3. Estas entidades se mantuvieron en grado de inversión.

Asimismo, la agencia revisó a la baja a Liberbank, de Baa1 a Ba1, Cajamar Caja Rural, de Baa3 a Ba2, y Lico Leasing, de Baa3 a Ba3, en los tres casos hasta niveles englobados dentro de lo que se conoce como «bono basura» y en calidad crediticia especulativa con riesgo de impago.
Moody's ya situó el pasado 16 de febrero en revisión para una posible rebaja los «ratings» de 114 entidades del Viejo Continente, 21 de ellas españolas, a consecuencia del impacto de la crisis de la eurozona, que incluía la revisión de la calificación autónoma de 99 bancos y de las notas de la deuda a largo plazo y de los depósitos de 109 entidades europeas. De hecho, ya rebajó el pasado lunes los «ratings» de 26 bancos italianos.

La última vez que la agencia recortó la calificación de la deuda soberana española fue el pasado 13 de febrero, cuando la situó en A3 con perspectiva «negativa».

 

PARA CUMPLIR CON BASILEA III
Fitch cree que la gran banca mundial necesita 442.000 millones

Los 29 bancos considerados de importancia sistémica global necesitarían alrededor de 442.000 millones de euros de capital ordinario para cumplir con los criterios más estrictos de Basilea III, que entrarán en vigor al final de 2018, según refleja un informe elaborado por la agencia de calificación crediticia Fitch. Esta cifra representaría un incremento del 23% respecto al capital con el que contaban estas entidades sistémicas a finales de 2011 y prácticamente triplicaría las ganancias anuales agregadas de estas firmas financieras, entre las que figura el Santander como único representante español. Las entidades que pretendan mantener sus recursos propios en torno al 12 % o el 15 % «deberán reducir sus gastos, repercutirlos en prestatarios y consumidores y optar por aumentar los riesgos».

LAGARDE VUELVE A LA CARGA
El FMI insta al BCE a actuar ante la crisis porque tiene «margen»
de maniobra»

 Washington- El Fondo Monetario Internacional (FMI) arremetió ayer, de nuevo, contra el Banco Central Europeo (BCE). El organismo que preside Christine Lagarde reitera que el eurobanco dispone de margen para profundizar en su política monetaria expansiva, y más si la inflación en la eurozona continúa retrocediendo por debajo del 2%, como se espera. El portavoz adjunto del Fondo, Richard Hawley, declaró que la recuperación económica en la zona euro pasa por cuatro requisitos: el fortalecimiento del «cortafuegos europeo», el apoyo a la demanda con políticas monetarias expansivas, las reformas estructurales de las economías con problemas y por un plan más claro para la integración fiscal de la región. Lagarde no participará hoy en la reunión del G-8 que se en Estados Unidos.