Mata con una azada a su ex pareja pese a la orden de alejamiento

La fallecida había denunciado al agresor hacía un mes

Había denuncias a su favor y una orden de alejamiento. Pero no fue suficiente. Rafaela Ruedas, de 42 años, murió asesinada ayer tras ser golpeada en la cabeza con una azada por su ex pareja, de iniciales J. H. F., de 67 años. Los hechos ocurrieron a las 12:40 horas en la calle Real de la localidad granadina de Pinos Puente (Granada). El encuentro se produjo de forma fortuita, cuando el presunto homicida circulaba en un ciclomotor y avistó a su ex pareja. Como consecuencia del ataque, la mujer sufrió contusiones en cabeza y cuello.

Testigos presenciales indicaron que escucharon gritos procedentes de la calle. Sin embargo, cuando acudieron al lugar de los hechos, encontraron el cuerpo de la mujer con signos de violencia. El hombre, que pasó a disposición judicial, se entregó en un cuartel de la Guardia Civil.

Hace un mes, Rafaela, muy querida en la localidad por ser, junto a su madre, vendedora de lotería, denunció al presunto asesino por malos tratos tras una relación de cinco años, informa Efe. También existe al menos una denuncia anterior ante la Guardia Civil. La fallecida era usuaria del Centro de la Mujer de Pinos Puente, que precisamente había contactado con ella en la mañana del crimen porque estaba tramitando una serie de ayudas económicas. Hacía unos días que se había resuelto judicialmente su denuncia. «No estaba tranquila, pero había ido a juicio y estaba saliendo adelante», explicó la coordinadora provincial del Instituto Andaluz de la Mujer, Carmen Solera.

La consejera para la Igualdad y el Bienestar Social, Micaela Navarro, confirmó que la víctima rechazó vivir en una casa de acogida de la Junta porque «entendía que su pareja ya no estaba tan agresiva». Navarro dijo que pese a que Rafaela contaba con la teleasistencia y tenía una orden de alejamiento, romper dicha orden «es tan sólo cuestión de segundos», por lo que «aunque llevara encima el dispositivo, que parece ser que siempre lo llevaba, no le habría dado tiempo ni de activarlo».

La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, condenó este jueves el «nuevo crimen machista» y aseguró que «todo el peso de la ley» caerá sobre el autor.