Cerdá señala que la Región es la única que depura la totalidad de sus aguas

La mejora de la calidad de las aguas ha permitido que el río Segura esté vivo y sea el menos contaminado de España.

El Plan General de Saneamiento y Depuración fue el tema principal de la Asamblea Regional
El Plan General de Saneamiento y Depuración fue el tema principal de la Asamblea Regional

CARTAGENA- El 98 por ciento de la población urbana está conectada a una depuradora y el 95 por ciento de las empresas depuran sus residuos, gracias a una inversión que en los últimos años suma 600 millones de euros, cofinanciados con fondos Feder y el Fondo de Cohesión de la Unión Europea, y a una gestión que ha permitido la creación de la Entidad de Saneamiento de la Región de Murcia (Esamur).El consejero de Agricultura y Agua, Antonio Cerdá, compareció ayer a petición propia en la Asamblea Regional para explicar el grado de ejecución del Plan General de Saneamiento y Depuración de la Región de Murcia y consideró que ha cubierto «sobradamente» los objetivos que se fijaron en su inicio. Cerdá aseguró que Murcia es la única que junto a Melilla «recupera la totalidad de sus aguas frente al 13 por ciento de la media nacional».El titular de Agricultura y Agua indicó que sólo queda conectar a las estaciones depuradoras a pequeños núcleos de población diseminados por el territorio regional, además de la planta de Alguazas, que acaba de ser licitada y cuya construcción se podría iniciar este verano.«La Región reutiliza más de 100 hectómetros cúbicos de agua al año», apostilló Cerdá, quien matizó que de esta cantidad «70 hectómetros cúbicos tienen concesión para su uso en regadío». La comunidad cuenta actualmente con 48 grandes depuradoras repartidas en los 45 municipios, decenas de pequeñas plantas de tratamiento en los núcleos de población más diseminados y cientos de kilómetros de colectores.La mayor parte de las plantas de tratamiento cuentan con el sistema de tratamiento terciario, que según dijo Cerdá, «es un grado de depuración superior al que exigen las normativas europeas». Este sistema permite eliminar el 98 por ciento de la carga contaminante «frente al 75 por ciento que exige la Unión Europea», apuntó.Cerdá resaltó que el plan ha beneficiado al río Segura y al hecho de que en los últimos años haya dejado de ser «un río pestilente, para convertirse en el río con las aguas más limpias de España», y detalló las actuaciones que se desarrollan en tres tramos del río Argos para conseguir el mismo objetivo.En su comparecencia, el titular del ramo lanzó una advertencia a otras regiones para que reclamen acuíferos cuando cumplan de la misma forma en depuración y reutilización. «En el Tajo, sólo el 1 por ciento de las aguas residuales se reutilizan, y en el Ebro apenas se llega al 5,59 por ciento», indicó.