Ya está mandando

Apoyos de todos los colores en la web: Ánimo señora presidenta, a mi madre la operaron en 1988 y está estupenda. Pronta recuperación Esperanza, España la necesita. No votaré jamás al PP y aunque podría criticar muchas cosas del gobierno de Aguirre, hoy sólo puedo desearle que se recupere cuanto antes. Admiro profundamente su fortaleza, la considero una luchadora...

Ya está mandando
Ya está mandando

MADRID- Sólo hicieron falta unas pocas horas para «despertarse» de la anestesia para que la presidenta de la Comunidad volviera a ser ayer «más Esperanza que nunca». Menos de 24 horas después de anunciar con la voz quebrada que debía someterse a una operación para extirpar un bulto cancerígeno de su pecho, Aguirre entró en el Hospital Clínico San Carlos, junto a su marido y uno de sus hijos. Animada y cargada de optimismo por la avalancha de mensajes de cariño recibidos, la presidenta se sometió durante toda la mañana a diferentes pruebas médicas charlando con otros pacientes. Pasó el «trago» casi como cualquier día: leyendo los periódicos desde su Ipad–cuya imágen estaba en la portada de la mayoría– y navegando por internet hasta minutos antes de las tres de la tarde, cuando entró en quirófano. A las cuatro y media, llegaban las primeras noticias. Con un escueto: «Acaba de salir. Todo muy bien», difundido desde su círculo más cercano, medio mundo volvía a respirar. Y no es exageración. Horas antes, las palabras «Esperanza Aguirre» se convertían en «trending topic» mundial (tema del momento) en la red social twitter, superando en muchos momentos a «Libia».

Pasadas las ocho de la tarde, Aguirre subía a planta. La operación fue un éxito y se recuperaba a un ritmo vertiginoso. Y con ella su característico humor, sus ganas de estar al día de la actualidad y su carácter... Rápidamente, pidió conocer los pormenores del parte médico a los que la acompañaban en la habitación, entre los que ya estaban, además de su marido, sus dos hijos, su madre y sus todas sus hermanas. Al poco rato, Aguirre recibió la primera visita del día, la del vicepresidente regional y amigo personal, Ignacio González. «Está bien –gracias a Dios–, animada, tiene un humor excelente y ya está preguntando sobre todo como siempre. Ya saben cómo es...», adelantó González.