Las operaciones han bajado un 65% desde los recortes

El ICS califica el descenso de «moderado» y asegura que tiene un carácter «coyuntural» 

Miles de trabajadores se manifestaron ayer por el centro de Barcelona contra los recortes en los servicios públicos
Miles de trabajadores se manifestaron ayer por el centro de Barcelona contra los recortes en los servicios públicos

BARCELONA- Después de que los propios médicos acusaran a la conselleria de Salud de falsear los cifras de lista de espera de este año, el Instituto Catalán de la Salud (ICS) quiso salir ayer a la palestra. Y lo hizo con un comunicado en el que expone cómo ha evolucionado la actividad quirúrgica desde enero a agosto. En ocho meses, el volumen de intervenciones ha caído un 6,5 por ciento respecto del mismo periodo del año pasado.
Representantes de los ocho hospitales públicos escenificaron el pasado martes un frente común en defensa del sistema sanitario y contra los efectos de los recortes sanitarios que consideran ya perniciosos. Además, criticaron la desfachatez del conseller de Salud, Boi Ruiz, a la hora de presentar a los ciudadanos los datos oficiales sobre las listas de espera. ¿Cómo puede ser que en el mes de junio hubiese 320 pacientes a la espera de que le extirparan la vesícula cuando hace unos meses la cifra oficial rondaba los 3.000?, se preguntaron. Y señalaron, con indignación, que los datos ofrecidos por Salud sólo abarcaban hasta junio, cuando, precisamente el cierre de quirófanos y camas se intensificó los meses de julio, agosto y septiembre. De hecho, entre el 30 y el 40 por ciento de los quirófanos catalanes se mantuvo cerrado hasta principios de esta semana.

Cirugía oncológica, estable
En cuanto a las nuevas cifras proporcionados por el ICS, el sindicato Metges de Catalunya apuntó que no tiene datos tan concretos con que comparar pero que, una vez más, recelan de su veracidad.
No es habitual que el ICS dé a conocer estas cifras de motu propio. Normalmente, el departamento de Salud es el encargado de exponer anualmente la evolución de las listas de espera incluyendo la actividad de centros públicos y concertados. Pero, y a diferencia de la información presentada por el conseller el pasado lunes, el comunicado del ICS reporta el número de intervenciones realizadas hasta el mes de agosto. Concretamente, se realizaron 67.882 operaciones, lo que supone un 6,5 por ciento menos respecto a 2010. Para el mayor proveedor de servicios sanitarios públicos, la cifra revela un «descenso moderado del volumen de actividad» de carácter «coyuntural». Sí destaca el ICS que el número de operaciones oncológicas se ha mantenido estable. En total, se llevaron a cabo 6.300 cirugías, de las que el 94,4 por ciento antes de tres meses desde su indicación. Además, el número de trasplantes realizados en los hospitales públicos ha aumentado un 17 por ciento. Salud informó la semana pasada que en Cataluña este tipo de cirugía ha subido un 11 por ciento por el incremento de muertes encefálicas y el descenso de negativas a donar.
Tanto las consultas externas como las visitas a los centros de atención primaria mantienen «el volumen de actividad asistencial». Aunque, el periodo de hospitalización y el numero de altas se han reducido en ocho meses. Según el ICS, «toda esta actividad se ha desarrollado con normalidad y de forma paralela a la implantación gradual de las medidas de contención del gasto».

 

El Hospital de Sant Pau se suma a la huelga
Reunidos en asamblea, los trabajadores del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona decidieron ayer sumarse a la propuesta de huelga de los centros públicos. Si en un mes los recortes sanitarios no se paralizan y siguen su curso, el personal sanitario hará «huelga indefinida», según informó el delegado de UGT en este centro, Sergio del Río. Se trata del primer centro que forma parte de la red hospitalaria de utilización pública (XHUP), es decir concertado. La dirección de Sant Pau presentó un ERE temporal que afecta a unos 1.500 empleados de los 3.800 que forman la plantilla, además de otras medidas de contención económica. El objetivo es ahorrar 10 millones de euros en quince meses, pero el personal sanitario no piensa transigir. De hecho, los empleados ya han protagonizado un jornada reivindicativa y festiva en las instalaciones además de una acampada. El próximo viernes 14 de octubre, las movilizaciones se repetirán en el centro. Además, los trabajadores se oponen al cierre de consultas externas y han advertido que las mantendrán abiertas. El Hospital de Sant Pau da cobertura a unas 400.000 personas y cumple una función docente. Está gestionado por la Generalitat, el Ayuntamiento y el Arzobispado de Barcelona. Hasta ahora, ha decido hacer huelga el personal de los hospitales de Vall d'Hebron, Bellvitge, Viladecans, l'Hospitalet de Llobregat, además del Arnau de Vilanova en Lleida, el Josep Trueta de Girona y el Joan XXIII de Tarragona.