Baloncesto

El Madrid pasa un mal rato

Madrid- Los catorce puntos de ventaja del marcador final mienten. O al menos no dicen toda la verdad de un partido en el que el Banca Cívica hizo pasar un mal rato al segundo clasificado de la Liga Endesa. Los cuartos de final a tres partidos son perfectos para la sorpresa y los sevillanos pusieron mucho de su parte para que hubiera noticia bomba en el Palacio de los Deportes.

El antiguo Cajasol se sobrepuso a un mal primer cuarto a base de una defensa perfectamente trasladada al parqué desde la pizarra y a un bombardeo incansable en el triple. Por eso, mediado el tercer parcial amenazaba con darle la vuelta a las apuestas (48-54, min 25). Urtasun había masacrado a los blancos todo el tiempo, y Paul Davis, que jugó lo justo por sus problemas físicos, y Jasen se unieron para lanzar más lejos que nunca a los suyos. El Madrid podía empezar a dudar, pero apareció Velickovic, sí el serbio, para anotar seis puntos seguidos y llevar el partido a su punto de inflexión. Antes habían pitado una antideportiva a Begic más que rigurosa, y en ese momento los árbitros señalaron una falta a Jasen y una técnica por la reacción tras lo que él vio como un tapón claro.

Ni el propio Joan Plaza puso esta aparición arbitral como excusa, porque es cierto que a partir de ahí el Madrid aumentó la intensidad en ambas canastas y firmó un parcial de 34-14 para ganar hasta con cierta comodidad. Los locales se pusieron el traje que les había permitido entrar de forma rotunda en el partido, algo que ya quedaba lejos por los buenos casi dos cuartos del Banca Cívica. Con Mirotic en la enfermería en el último momento, Velickovic dio un paso al frente, lo mismo que Singler y los de siempre: Llull y Felipe. El primero es valiosísimo cuando puede correr el contragolpe, algo que tratará de hacer también mañana en el segundo asalto.