Balonmano / España llora a Carmen Martín

Marta Mangué, Eli Pinedo y Begoña Fernández tratan de evitar un lanzamiento

LONDRES- El día habría sido de celebración si no hubiera sido por la lesión de Carmen Martín, que tuvo que retirarse del encuentro y se sometió ayer por la noche a distintas pruebas médicas para comprobar el alcance de una dolencia que podría dejar a la extremo fuera de los Juegos Olímpicos. «Tiene mala pinta. Vamos a ver lo que nos dicen las pruebas diagnósticas, si puede seguir o no, pero tiene mala pinta, porque parece que tiene dañado el ligamento lateral interno de la rodilla izquierda», indicó Dueñas.
En el caso de que la gravedad de la dolencia impidiese a Carmen Martín seguir en competición, el conjunto español procedería al cambio que le permite la reglamentación, si bien –como aseguró el técnico Jorge Dueñas– no está claro que sea Eli Chávez, la jugadora que viajó a Londres con el equipo en calidad de reserva, quien supla a la extremo.
«Quizá tendríamos que pensar en un recambio más específico en ese puesto en lugar de Eli, porque nos quedaríamos cojos con sólo un extremo derecho en lo que resta de competición», explicó el preparador español.
La selección española femenina de balonmano está a un paso de meterse en cuartos de final tras vencer a Suecia en un ajustado partido que se decidió en los últimos minutos cuando el marcador se puso 25-24 a favor de las de Jorge Dueñas. Tras un comienzo dubitativo, España dominó el encuentro hasta el descanso a pesar de no despegarse en el marcador (11-10). En la reanudación, las suecas pusieron en apuros a las españolas pero, con la seguridad en defensa y bajo los palos de Silvia Navarro, y de nuevo la contundencia ofensiva de Nely Carla y Marta Mangué, el equipo sumó su segundo triunfo en los Juegos.
«Veía que el equipo estaba perdiendo un poco el rumbo en ataque, donde estábamos muy precipitados, y por eso he pedido ese tiempo muerto, tras el que el equipo ha reaccionado y ha comenzado a hacer lo que habíamos marcado antes del partido», explicó Dueñas.