Cine

Milos Forman premio de honor del Festival de Cine de Zúrich

El Festival de Cine de Zúrich, que inaugura mañana su sexta edición, concederá este año al director checo-estadounidense Milos Forman el premio honorífico, el mismo que recibió el pasado año Roman Polanski.

La ciudad suiza será sede del cine internacional hasta el próximo 3 de octubre, un encuentro que este año se presume mucho más tranquilo que el anterior, cuando el festival se vio eclipsado por el arresto del director franco-polaco Polanski por un caso pendiente en Estados Unidos de 1978.

Forman, uno de los más célebres cineastas europeos de Hollywood, será el protagonista de esta edición, donde se proyectarán algunas de sus obras maestras.

Entre ellas, cintas emblemáticas como "Alguien voló sobre el nido del cuco", que ganó cinco Óscar en 1967, o "Amadeus", la biografía del virtuoso Wolfgang Amadeus Mozart que arrasó con ocho Premios de la Academia en 1984.

Forman, que emigró de Praga a EEUU en 1968 tras la invasión de Checoslovaquia por parte de la URSS y sus aliados del Pacto de Varsovia, estará presente en Zúrich en calidad de invitado de honor, durante siete de los once días que durará la cita helvética.

Su presencia se verá contrarrestada por la ausencia del actor Michael Douglas, que no podrá acudir a recoger un galardón por toda su carrera debido al cáncer que padece y que anunció recientemente.

Será su amigo Danny DeVito quien recogerá el 'Golden Icon' -como se denomina al premio- en su nombre, un tributo al actor de 65 años que estrena en breve "Wall Street: Money Never Sleeps", secuela de la película de Oliver Stone que le valió un Óscar en 1987 por su papel de codicioso ejecutivo: "Wall Street".

La competición internacional será testigo de cómo jóvenes productores se disputan el premio más importante del festival, el 'Golden Eye', y presentará en exclusiva los últimos filmes de directores consagrados.

Además, en su apartado de producciones pioneras, el festival centrará la atención en la nuevas creaciones de Australia.

El Festival de Zúrich comenzó en octubre de 2005 y se estableció como uno de los grandes del panorama nacional e internacional en un breve periodo de tiempo, un encuentro que tiene como objetivo, además de reconocer el trabajo de autores de renombre, impulsar las creaciones de nuevos talentos del cine mundial.