Las otras joyas de Evita

La historia, llena de investigaciones e intrigas policiacas, podría haber alimentado más de una trama en los libros de Dashiell Hammett.

Un carabinieri italiano exhibe las joyas que hallaron en el hotel y que pertenecieron a Eva Perón
Un carabinieri italiano exhibe las joyas que hallaron en el hotel y que pertenecieron a Eva Perón

Fue el martes cuando miembros de los carabinieri italianos (policía militarizada) hallaron en el lujoso hotel Silver –situado en la periferia de Milán– un lote de joyas que pertenecieron a Evita Perón y que están valoradas en seis millones de euros. El botín había sido robado en Valencia en diciembre de 2009 y los ladrones que las custodiaban pretendían venderlo en algún país de Europa del Este.

Falsos jeques
Quiso ser la polémica abanderada de los humildes, pero su éxito no estuvo exento de críticas: Evita Perón era, ante todo, una reina del glamour. Supo compaginar como nadie su faceta populista con una irremediable fascinación por las joyas y los diseños de alta costura. Tras su muerte, una empresa de Valencia consiguió hacerse con un lote de alhajas que pertenecieron a la ex primera dama argentina. Entre las piezas que compraron a sus herederos destacaba la tiara que la familia real holandesa regaló a Eva Perón durante los años 50 y que está tasada en unos cuatro millones de euros. Asimismo, se hicieron con otras piezas suyas, como pendientes y sortijas con diamantes engarzados.

La colección fue expuesta durante la Feria del Lujo de Valencia en el otoño de 2009, y pronto un grupo formado por hombres de negocios y jeques de Oriente Medio se interesó en adquirir las piezas. Sin embargo, los presuntos compradores no eran más que una banda de origen serbio especializada en robos. Tras varias reuniones para negociar la venta, se ganaron la confianza de la empresa española y el 17 de diciembre se fijó la fecha para cerrar el trato. La cita transcurrió en la Joyería Sofía de Valencia. Mientras pagaban al contado, uno de los ladrones, oculto bajo la mesa, cambió los billetes verdaderos por otros falsos. Parecía una estafa redonda, pero la empresaria se dio cuenta del engaño y quiso parar la venta, así que los timadores usaron la fuerza para huir con las joyas.

Para la prensa italiana, el golpe es considerado uno de los grandes «rip deals» (negocios engañosos) que se han cometido en Europa. Este tipo de robos, que suelen iniciarse con la excusa de una compraventa para acercarse a los objetos preciados, se caracteriza por la capacidad para hacer desaparecer los bienes en cuestión de segundos mediante timos o asaltos fugaces. La Policia Nacional y los carabinieri trabajaron codo con codo en la investigación y el año pasado se detuvo a siete componentes de la banda.