El iPad2 estará en España el 25 de marzo

 El cofundador de Apple, Steve Jobs, regresó hoy por sorpresa tras su baja médica para presentar la segunda generación del iPad, una tableta informática más rápida, más ligera y con más resolución que su popular antecesora.

Steve Jobs junto a una imagen del iPad2
Steve Jobs junto a una imagen del iPad2

Alas siete de la tarde, hora española (las 13:00 en San Francisco), un delgadísimo Steve Jobs salía a la palestra de la sede central de Apple en la localidad californiana. «El 2011 va a ser el año del iPad», repetía con insistencia el presidente de la compañía.

Con voz cansada, de negro y con vaqueros –su «look» habitual– Jobs fue explicando al mundo las novedades del nuevo «tablet». Varios medios digitales retransmitieron la presentación minuto a minuto, pero, sin duda, Twitter y el resto de redes sociales se convirtieron en su mejor agencia de publicidad. La reacción de los internautas no se hizo esperar y la mayoría aplaudieron la remodelación de la tableta. En menos de una hora, uno de los hombres del círculo de Obama (se reunió con él hace quince días en una cena que congregó a los presidentes de las grandes compañías tecnológicas: Google, Netflix y Facebook entre otras) describió las novedades del dispositivo que quiere competir con las novedades de Research in Motion, Hewlett-Packard, Samsung y Dell, entre otros competidores. y a los que Jobs también aludió: «65.000 aplicaciones exclusivas para el ipad en comparación con las 100 que pueden descargarse las tabletas de Honeycomb (Android)». Así, su contrato exclusivo con la editorial Random House para la distribución de sus títulos a través de su eBook le sitúa a la cabeza de los libros electrónicos.

Su expectación ha sido menor que la que creó hace un año. El iPad2 no cambia su concepto, sólo pule algunas de sus aplicaciones y sobre todo reduce sus dimensiones: el nuevo «tablet» es más redondo y un 33 por ciento más fino. Al igual que el iPhone ofrece dos modelos: en blanco o negro. Su funda también es diferente, ahora funcionará con imanes. No será necesario deslizarlo dentro del accesorio y además lo limpiará al mismo tiempo.

Uno de los aspectos más interesantes es su coste, ya que a pesar de sus mejoras, mantiene el mismo precio: desde 479 euros las versión de 16 GB y con wifi pero sin conexión 3G, hasta los 779 del modelo con 64 GB de capacidad y que navega por internet, con wifi y 3G. En este punto introduce una importante novedad. El «hotspot» es una utilidad gracias a la que el iPad2 puede conectarse a la red a través de otro dispositivo que disponga de 3G. Sus reducidas dimensiones no ha impedido incluir dos cámaras, una frontal y otra posterior para realizar videollamadas. Asimismo, la Alta Definición también se apodera del «tablet» ya que por 29 euros, los «mac adictos» podrán comprar un cable que conecte el dispositivo a la televisión.


Las claves del «''tablet'' de 2011»
- Sus dimensiones se reducen y el nuevo dispositivo adelgaza un 33 por ciento. No obstante, su capacidad y la duración de su batería (se mantiene hasta 10 horas encendido) no resultan perjudicadas.
- La nueva funda que presentó ayer Steve Jobs, el presidente de Apple, se ajusta a la pantalla táctil gracias a unos imanes y la limpia al mismo tiempo.
l Aunque una de las novedades más esperadas era la incorporación de flash para mejorar la calidad de las fotografías, el iPad 2 defraudó. Eso sí, incorpora dos cámaras, una frontal y otra posterior, para facilitar la vídeollamada.
- Incorpora un adaptador de salida de vídeo en HDMI para llevar la Alta Definición al iPad, que se podrá conectar con calidad a la televisión. Así, lo que funcione en la tableta se podrá ver en pantalla grande. Es un lástima que en lugar de utilizar dispositivos Bluetooth o wifi, se necesite un cable para conectarlo, aunque no es caro: 29 euros.
- Random House se incorpora al catálogo de seis editoriales cuyos títulos se pueden descargar desde el iPad2.


«No me lo quería perder»
«Llevo mucho tiempo trabajando en esto y no me lo quería perder». Estas fueron las primeras palabras de Steve Jobs a un entregado auditorio que irrumpió en aplausos ante su inesperada aparición. Visiblemente más delgado y con aspecto cansado, la presencia de Jobs fue toda una sorpresa; nadie le esperaba porque el cofundador de Apple dejó la compañía por problemas médicos en enero de este año. Jobs superó un cáncer de páncreas en 2004 y solicitó una baja médica en 2009 para tratar algunos «desequilibrios hormonales», aunque luego se conoció que se había sometido a un trasplante de hígado en abril de ese año.