La cuenta atrás ha comenzado por Blanca Basiano

La RazónLa Razón

Por fin! Es lo que debieron de pensar anoche los candidatos tras el último sprint. Uno y otro esperaban como agua de mayo que llegase este sábado. No tanto para descansar, que también, sino para concentrarse en sus verdaderos propósitos: Rubalcaba en hacerse con los mandos del PSOE y, Rajoy con los de España. Al futuro presidente, más que una casa en ruinas, le dejan un solar que tendrá que levantar con el ahínco de todos. El panorama es desolador pero, Rajoy, pico y pala, está dispuesto a amasar el hormigón y cimentar la maltrecha economía española.
Ése ha sido el mensaje que ha ido sembrando estas dos semanas a lo largo de los 20.000 kilómetros electorales en los que ha dejado más que claro que el objetivo nacional será el de crear empleo.

A diferencia de Rubalcaba, la de Rajoy ha sido una campaña tranquila, si se quiere previsible. El candidato popular ha sabido jugar sus cartas, sereno, sin tirar faroles, marcando distancias con su adversario, un Rubalcaba derrotado, improvisando cada movimiento y dando golpes al aire.
Rajoy tampoco se ha amilanado ante la tormenta económica. Ha lanzado mensajes de confianza a Europa y no ha dudado en mover ficha para reunirse con Merkel y Sarkozy. Incluso le ha planteado un pregobierno a Zapatero para que la interinidad, de aquí a Navidad, no sea nuestra tumba.

La cuenta atrás ya ha comenzado aunque no terminará en 24 horas. Lo que empieza mañana, como diría Rajoy, es el cambio.