La crisis «sofistica» el «look» de los Premios Goya

La crisis ha sido "buena"para el "look"de los Goya: se han cuadruplicado las visitas al "ropero"abierto por la Academia de Cine para prestar a los artistas los modelazos que pasearán en los premios más glamurosos del cine español. La gala del domingo será así más homogénea y ganará en sofisticación.

Las claves de la indumentaria de esta XXVI edición, según adelanta en una entrevista con Efe el estilista de los premios, Vicente Ruiz, serán la gasa y la seda, en colores "nude"y champán, además de los sempiternos y "raciales"negro y rojo, con recamados y bordados para enriquecer "vestidazos"que, en la mayoría de los casos, serán "larguísimos".

"Cada año sube el nivel del vestuario. Las chicas no quieren ya 'algo mono' sino modelos propios de la alfombra roja que se ve en Hollywood. Se verán vestidos sorprendentes y cada vez más ricos y será una pasarela que marque tendencia", promete.

Su trabajo empieza en cuanto se hace pública la lista de candidatos, este año el 10 de enero, y a partir de ese día se abre, en la Academia de Cine, el "showroom"por el que pasan las tres semanas previas a la gala actores, actrices, presentadores, candidatos, "entregadores"de premios y otros profesionales de la industria.

La última semana antes de la gala, el "ropero"se traslada al sitio de la celebración de los premios, que de nuevo vuelven a Ifema, donde los rezagados pueden aún mirar modelito y se ultiman detalles de los que ya han pasado por él.

Para estos Goya, Ruiz y su equipo han ayudado a cerca de 250 artistas a "perfilar"su "out fit"o estilismos, lo que significa cuatro veces más que en las dos ediciones anteriores, marcadas una por lo "regio", en consonancia con la celebración en el Teatro Real su 25 cumpleaños, y la otra por lo "minimal".

Esa "demanda"de orientación y "préstamos"se traducirá, según Ruiz, en una mayor homogeneización de vestidos y trajes, elegidos por él entre las propuestas de diez diseñadores pertenecientes la Asociación de Creadores de Moda Española (ACME) y otros diez "independientes".

Entre los de ACME destaca la "sorpresa"de la burgalesa Mercedes de Miguel, "muy vistosa", Arman Basi, Pedro del Hierro, Yolancris o Caramelo y Florentino, "que se han volcado en vestir a los chicos".

"Esta edición se quintuplica el número de hombres que irán vestidos de esmoquin", presume el estilista, un "guerrero anti camiseta".

La presentadora de la ceremonia, Eva Hache, "dará la sorpresa"porque, lejos de su habitual traje sastre de pantalón para las actuaciones, hará varios cambios de vestidos, "a cual más espectacular".

Serán creaciones "de alfombra roja"firmados por Carlos Diez, David Delfín, Jon Foz, Hannibal Laguna o Devota & Lomba, que hoy ha informado que su diseño para la presentadora lleva "coraza"a modo de corpiño, en lana y satén de seda en color "rosa empolvado".

Otros acudirán a diseñadores con los que tienen, por distintas razones, compromisos.

Es el caso de Maribel Verdú, que hace dos años fue "de"Nina Ricci, y que es "probable"que repita en esta ocasión, en la que opta al premio a mejor actriz de reparto junto a Ana Wagener, Goya Toledo y Pilar López de Ayala, quien vestirá, precisamente, de la italiana.

De Salma Hayek, Verónica Echegui y Elena Anaya -que el año pasado prefirió a Eli Saab- nada se sabe y la única aspirante a mejor actriz protagonista que ha desvelado su elección es Inma Cuesta, que se pondrá "un juanjo oliva".

Pedro Almodovar ya anunciado que vestirá de Gucci, la casa italiana por la que también se ha decidido Luis Tosar y una de las preferidas de Antonio Banderas, que acudirá con su mujer, Melanie Griffith.

La Academia ha avanzado hoy que los otros dos candidatos a mejor actor protagonista han elegido a Armand Basi (José Coronado) y a Ermenegildo Zegna (Daniel Brühl).