Mujeres con paso firme

Hace unas semanas Cameron Diaz proclamaba que «ha llegado el momento de la comedia femenina». Y ella sabe un rato de eso, porque es la mujer que ha sostenido el género en los últimos años. Hollywood es de todo menos ajeno a las leyes del mercado y empieza a detectar que el tópico de que a ellas solo les interesa la comedia romántica se ha roto.

Kristen Wiig, autora del guión, encabeza un equipo de seis cómicas de primera fila
Kristen Wiig, autora del guión, encabeza un equipo de seis cómicas de primera fila

La propia Diaz ya buscó aliadas en 2002, Selma Blair y Christina Applegate, para subir el tono de los chistes en «La cosa más dulce». Ahora la actriz acaba de volver a la carga ella solita con «Bad Teacher», un papel bastante provocador, similar al de Mila Kunis en «Amigos con derecho a roce».

Judd Appatow, rey de la comedia, también se ha subido al carro. Hasta ahora su método era conocido: conseguir un gran grupo de cómicos, escribir un guión con muchas bromas cafres y escatológicas y empezar a filmar. De esta manera, ha convertido a un considerable número de actores masculinos en estrellas. Ahora aplica el método a la inversa, esdecir, ha contratado a seis grandes actrices cómicas lideradas por Kristen Wiig y Maya Rudolph, que saltan directamente desde el programa «Saturday Night Live».

Éxito de taquilla

Junto a ellas,un grupo de mujeres que ha trabajado en la misma compañía durante años, Groundlings o Upright Citizens Brigade, que se dedica a hacer humor y teatro improvisado. Entre ellas destancan Wendi McLendon-Covey («Reno 911») Ellie Kemper («The Office») y Melissa McCarthy («Mike & Molly»). El resultado del experimento se ha visto recompenado con cien millones en la taquilla norteamericana, lo que avala la posibilidad de repetir la experiencia. La comandante en jefe de esta cinta, Kristen Wiig, que además es guionista del proyecto opina: «Cuando hago comedia solo quiero divertir al público. No me interesa pensar quién va a utilizar esa broma, si un hombre o una mujer; para mí lo importante es lograr la risa del espectador».

Wiig escribió la trama hace una década, pero hasta hace dos años no se la llevó a Apatow, que decidió producirla: «Es ridículo que las mujeres tengan que ver ocho millones de películas protagonizadas por hombres y los hombres se sientan intimidados ante un filme protagonizado por mujeres. Esta conversación nunca sucedería si fuera al revés. A nadie le da miedo si las mujeres van a ir o no a ver "Resacón 2". Yo quiero demostrar que los hombres también quieren ver cintas sobre mujeres», asegura el productor.

Para Wiig los enlaces matrimoniales se han convertido en un gran negocio para el cine porque brindan la posibilidad de muchas situaciones cómicas: «Las bodas se han comercializado tanto que han dejado de ser un gran día para nadie. Este filme es una disección de las relaciones femeninas en momentos determinados, el estatus y la dinámica que se crea ante un casamiento, por eso resulta tan divertida».


Un estirón de la piel
«Sexo en Nueva York» es hasta ahora la única franquicia protagonizada por mujeres y dirigida, mayoritariamente, al público femenino. Los poco satisfactorios resultados de la última entrega han hecho pensar a los productores en crear un precuela con caras más jóvenes para dar un impulso a la taquilla. ¿Lo permitirá Sarah Jessica Parker?