La Generalitat coloca la mitad de su emisión de bonos en el primer día

Una rentabilidad del 4,75% a un año ha sido suficientemente atractiva como para pensar en el éxito.

El conseller Castells ha dirigido la emisión de bonos ante los problemas de liquidez de la Generalitat
El conseller Castells ha dirigido la emisión de bonos ante los problemas de liquidez de la Generalitat

Barcelona- Satisfacción contenida en la Generalitat de Cataluña después del primer día de colocación de sus bonos para particulares. Aunque «todavía es pronto para saber si será un éxito», el director general de Política Financiera del gobierno catalán, Jordi Pericàs, se mostró ayer «satisfecho» por la buena aceptación que han tenido.
Pericàs apuntó que la emisión «ha conseguido animar el mercado inversor particular, uno de los objetivos que queríamos», y añadió que se ha logrado una imagen de «fortaleza económica, porque los inversores externos ven que tenemos capacidad para movilizar el ahorro». Esta última afirmación iba dirigida a la agencia de calificación Moody's, que esta misma semana ha rebajado el rating a largo plazo de la Generalitat de A1 a A2 tras advertir de la «vulnerabilidad creciente» de Cataluña ante sus problemas de liquidez.
Según los datos manejados a última hora de la tarde de ayer y sin confirmación oficial por parte de la Generalitat, algunas de las entidades financieras habían colocado la mitad de los 1.890 millones en bonos. Es el caso de La Caixa (por encima de 360 millones de euros) y Banco Sabadell (más de 175 millones). De seguir esta tendencia en los próximos días, la Generalitat podría decidir una ampliación del montante hasta 2.500 millones.
El Ejecutivo autonómico decidió comercializar bonos de deuda a los ahorradores particulares para hacer frente a su situación económica. El gancho es la rentabilidad del 4,75 por ciento, y ayer los inversores privados respondieron de manera positiva. Las entidades que gestionan estos productos financieros –un total de 23– recibieron peticiones por entre el 50 y el 60 por ciento de la emisión de 1.890 millones. No obstante, en la mayoría de las oficinas bancarias, la jornada se desarrolló con absoluta normalidad. Algunos clientes pidieron información, aunque las características de la operación han llevado a muchas personas a esperar, ya que las peticiones para adquirir bonos finalizan el próximo 12 de noviembre.


Duran: «Tendremos que pagarlos todos»
El secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, consideró que los bonos son una oportunidad para financiar la deuda de la Generalitat, pero advirtió que «su elevado coste, lo tendremos que pagar entre todos». Duran Lleida también denunció que estos bonos son «la deuda más cara del mundo», ya que además del interés del 4,75 por ciento que ofrecen a los inversores, hya que sumar tres puntos más de comisiones para las entidades colocadoras de los mismos.



Los políticos optan por las hipotecas
- La emisión de bonos por parte de la Generalitat para financiar su deuda ha provocado una tormenta política y pocos son los políticos que invertirán en este producto financiero.
- El president Montilla no ha querido desvelar si comprará bonos, pero fuentes cercanas recuerdan que ya compró cuando Pujol lanzó una operación similar.
- Sus socios del tripartito ensalzan las bondades para el inversor, pero nadie dijo ayer abiertamente haber comprado bonos. Saura y Herrera apuntaron que comprarán «si pueden». Puigcercós alegó que no tiene dinero.
- La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, igual que Duran Lleida, tienen como prioridad pagar la hipoteca. Artur Mas no precisó si va a comprar.