«Seré bombera cueste lo que cueste»

El Ayuntamiento dará un 10 por ciento más a las mujeres en las pruebas físicas. También suavizan las marcas más duras para las aspirantes femeninas

Natalia Baza y sus compañeras se preparan estos días para afrontar las pruebas necesarias para entrar en el Cuerpo de Bomberos de Madrid
Natalia Baza y sus compañeras se preparan estos días para afrontar las pruebas necesarias para entrar en el Cuerpo de Bomberos de Madrid

Madrid- Tirar de la cuerda, el circuito, correr, nadar, avanzada... son sólo algunas de las pruebas que tanto bomberos como bomberas han de pasar para conseguir su plaza en el Cuerpo. «Se pasan de difíciles, y alcanzar un mínimo es prácticamente imposible», aseguran dos aspirantes a bomberas que están preparando las oposiciones al Ayuntamiento de Madrid.
Por eso representantes sindicales se reunieron ayer con Javier Conde, coordinador general de Seguridad del Ayuntamiento, para abordar la propuesta de UGT que modifica las bases de la convocatoria a la oposición de acceso al Cuerpo de Bomberos de la ciudad. Hasta ahora Madrid era la única ciudad que exigía superar la misma puntuación a hombres y mujeres, sin tener en cuenta las diferencias fisiológicas que existen entre ambos. Ellas están de enhorabuena ya que el Ayuntamiento de Madrid ha accedido a modificar y suavizar algunas de las pruebas de acceso y además, en todas las pruebas físicas se incrementará la puntuación un 10 por ciento a las aspirantes que superen los mínimos. Otra de las pruebas que cambiará será la carrera de 110 metros lisos, muy problemática por ser especialmente dura para las mujeres y que consiste en cargar con dos pesos de seis kilos. Ahora esta prueba se podrá hacer seguida, sin hacer paradas como hasta ahora, y en un segundo más, pasando de 18 a 19 segundos para hacerla más asequible.
La secretaria de Mujer de la Federación de Servicios Públicos de UGT-Madrid, Isabel Vilabella explicó que no se ha conseguido todo lo que se quería, pero que «esto supone un paso». Los cambios, añadió, «no modifican sustancialmente el espíritu de las pruebas». «Con el cambio en el 110 ahora sí tenemos posibilidad de superar los mínimos, pero el cambio en del 10 por ciento sigue siendo muy poco», explican dos de las candidatas a bombero del Ayuntamiento. Algunas de las futuras bomberas creen que «lo han hecho para acallar las quejas y así se han lavado las manos», añadieron.
Natalia Baza es la «portavoz» de las opositoras a bomberas y resalta que ellas «están contentas». Creen que los cambios aún «son pobres para alcanzar los mínimos exigibles». Las han escuchado y eso es lo importante para ellas que son conscientes de que conseguir una marca alta sea difícil pero reclaman marcas asequibles para llegar pasar el examen físico. Natalia lleva siete años preparando la oposición y estima que con las marcas actuales al menos necesitaría tres más, algo que no sucede en otras comunidades autónomas, donde las marcas son más «light». Los bomberos de CC OO continuarán reclamando para suavizar unas pruebas que, según el coordinador de Seguridad, siguen recogiendo el espíritu de la «alta cualificación que debe tener este Cuerpo».