La UE deja a Alicante Murcia y Andalucía excluídas del Corredor Mediterráneo

Valcárcel exige al comisario de Transportes que se respete el trazado por el litoral español

Ramón Luis Valcárcel le hizo llegar a Siim Kallas la idoneidad de mantener el trazado original del Corredor
Ramón Luis Valcárcel le hizo llegar a Siim Kallas la idoneidad de mantener el trazado original del Corredor

Murcia- No eran informaciones erróneas las que manejaba el secretario general de Ferrmed, Joan Amorós, cuando declaró públicamente que tenía serias dudas de que la vertiente del Corredor Mediterráneo que atravesaría la Región de Murcia para conectar esta infraestructura con Andalucía no era contemplada con buenos ojos por parte de dirigentes de la Unión Europea (UE) consultados por el propio Amorós. Los indicios tomaron tinte de la más cruel de las realidades cuando en la tarde de ayer trascendía la noticia de que la Comisión Europea incluía al Corredor Mediterráneo dentro de la preselección de los proyectos prioritarios con un trazado que no respeta la estructura primogénita de la infraestructura que recogía su paso por las comunidades de Cataluña, Valencia, Murcia y Andalucía hasta Algeciras.

Sin embargo, los documentos que maneja la UE, según informó a esta redacción el compañero de LA RAZÓN Jorge Valero, plantea que el desarrollo del proyecto dentro de territorio español se base a dos ejes fundamentales. El primero plantea la unión del municipio gaditano de Algeciras con Madrid y el segundo conecta Valencia con Cataluña a su paso por Tarragona y Barcelona para desembocar en la localidad francesa de Perpignan. Además, el comisario europeo de Transportes, el estonio Siim Kallas, señaló tiempo atrás su deseo de que el número de proyectos que sean considerados como prioritarios ronde la decena, por lo que los diez que fueron preseleccionados ayer cuentan con bastantes posibilidades de ser los que finalmente se lleven a cabo. Este aspecto podría ser considerado como positivo a no ser por la exclusión que existe en los documentos que maneja Bruselas del trazado por la Región. Aún así, la resolución final no se conocerá hasta el próximo mes de septiembre. Por lo tanto, este es el límite que tiene el Ministerio de Fomento para concretar con rectitud y seguridad que las inversiones previstas para que se respete el tramo inicial estarán listas para 2030.

Al respecto, el responsable de Fomento, José Blanco, se apresuró en asegurar que durante este mes va a citar a todos los responsables de infraestructuras de las comunidades afectadas para elaborar una estrategia y patrón de seguimiento que desemboque en la permanencia del trayecto inicial del Corredor.

A pesar de ello, desde las instituciones murcianas se insta a Blanco a que pase de la palabra a la acción concreta y convierta sus buenas intenciones en el diseño de trabajos destinados a acelerar la puesta en marcha de una infraestructura que resulta vital para el desarrollo y crecimiento económico de la Región. No en vano, la UE opta por las conexiones Algeciras-Madrid y Valencia-Barcelona y obvia que la zona del Mediterráneo español congrega el cuarenta por ciento de la población nacional y un índice del Producto Interior Bruto muy suculento.

Por otra parte, tras la sesión plenaria del Comité de las Regiones, el vicepresidente primero de la institución y presidente de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, mantuvo un encuentro con el vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Transportes de la UE, Siim Kallas, en el que le exigió la necesidad de que el Corredor Mediterráneo mantenga su trazado desde Cataluña hasta Algeciras y que el proyecto se declare como eje prioritario respetanto su trazado por el litoral español.

Valcárcel incidió en el enorme impacto económico que conllevará la infraestructura para toda la zona del Mediterráneo español. Asimismo, el presidente murciano le hizo entrega al comisario Kallas de la bautizada como «Declaración de Murcia» en la que los agentes sociales, económicos y políticos de la Región muestran su preocupación por la posible desaparición de la costera sur de dicho proyecto.

Aún así, para la determinación final restan todavía tres meses en los que la gran responsabilidad recae sobre la actitud que muestre el Gobierno central, el cual, bajo la consideración de Valcárcel, debe mostrar ahora una actitud firme en la defensa de que el Corredor Mediterráneo sea considerado como eje prioritario. Para ello, el presidente regional exige contundencia en los actos para proteger la infraestructura con el trazado original.

La UE no cuenta con Murcia para el diseño final del Corredor Mediterráneo y lo que provoca mayor malestar dentro de los agentes sociales de la Región es que ello pueda ser consecuencia de la pasividad de un Gobierno de España que nunca realizó una apuesta firme por la infraestructura y que siempre se desenvolvió en la ambigüedad cuando de organizar los trabajos de la zona de Murcia se trataba.

La fecha límite y clave es el mes de septiembre, pero la realidad no se puede tapar cuando muestra con clarividencia que el futuro parece que no va a ser nada halagüeño. El Corredor Mediterráneo ha entrado en su recta final y sus primeros pasos se están dando con la Región a un lado y sin incluirse dentro de esta ambiciosa infraestructura que llenaba de ilusión el futuro regional.