Aires y desaires por Fernando Rayón

La Razón
La RazónLa Razón

Los principales medios de comunicación británicos - la cadena BBC y los diarios «The Times», «The Sun» y «The Daily Telegraph» han calificado como un «desaire» que el Gobierno español haya pedido a la Reina doña Sofía que no asista al almuerzo que Isabel II ofrecerá con motivo del 60 aniversario de su coronación.

Sin embargo resultan más interesantes los comentarios que hacen sobre los motivos. O más bien el motivo: Gibraltar. Recuerdan que la semana pasada el Ejecutivo protestó por la visita del Príncipe Eduardo y su esposa a la colonia; y también recuerdan que, en las últimas horas, se ha producido una ruptura de las negociaciones entre pescadores de la Bahía de Algeciras con el Ejecutivo del Peñón.

«The Times», que quizá es el más influyente de todos ellos, señala que «España y Reino Unido están envueltos en una nueva disputa diplomática». Es decir, que por fin alguien comenta en Gran Bretaña que el desaire tiene unas motivaciones diplomáticas que ambos gobiernos tendrán que resolver.

Doña Sofía y toda la Casa del Rey han tomado una decisión pertinente a instancias del Gobierno, y las repercusiones han quedado patentes. Primer acierto. Pero queda una segunda parte, la más importante: resolver un contencioso que aquellos aires pacificadores y pasteleros que Moratinos impuso durante los últimos años sin conseguir ninguna de las aproximaciones entre Gran Bretaña y España que pretendió.

La política española y diplomática sobre Gibraltar necesita nuevos aires, y seguramente más firmes. También los Reyes podrían ayudar en ellos. La amistad de ambas monarquías está por encima de otras cuestiones. Aunque sean problemáticas diferentes, con Marruecos funcionó. También los Reyes están para estas cosas.