Telefónica no podrá votar en la asamblea de PT que decide la venta de Vivo

Telefónica y otros dos accionistas de Portugal Telecom (PT) no podrán votar en la asamblea que decide hoy la venta de la brasileña Vivo a la empresa española por 7.150 millones de euros.

La presidencia de la asamblea anunció que, por los preceptos sobre conflicto de intereses, en total quedan excluidas algo más del 6 por ciento de las acciones que corresponden a Telefónica y dos entidades, Société Générale y Mediobank, que participaron en la alienación de títulos de PT que hizo la compañía española la semana pasada.Telefónica tenía un 10 por ciento de acciones de PT y se deshizo el pasado día 23 del 8 por ciento, aunque hoy sólo se contabilizaron como presentes algo más del 6 por ciento de los títulos de ese paquete.El porcentaje de capital que decidirá la venta de Vivo bajó con esa decisión al 62 por ciento, lo que da mayor fuerza a los accionistas del llamado "núcleo duro"portugués de PT, que controla directamente una cuarta parte de los títulos y era contrario a aceptar la cantidad ofrecida anteriormente por Telefónica, de 6.500 millones de euros.La empresa española se quedó la semana pasada sólo con un 2,02 por ciento de PT en lo que el mercado consideró un intento de evitar que el grueso de sus acciones fueran excluidas de la votación de este miércoles.Pero la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM) de Portugal puso el lunes en duda la venta efectiva de ese 8 por ciento de las acciones y consideró que debían imputársele a Telefónica sus derechos de voto.La mayoría de los títulos se consideraron en poder del banco suizo UBS y la gestora estadounidense TPG-Axon Capital que según, informó PT a la CMVM, pasaron esos días a tener respectivamente el 5,84 por ciento y el 4,24 por ciento del capital de la empresa lusa.

Pero fuentes de la asamblea, que se celebra a puerta cerrada y sin presencia de periodistas, dijeron a EFE que de los títulos atribuidos a Telefónica sólo se dieron hoy por representados el 6 por ciento cuyos derechos de voto fueron anulados.

En los últimos días hubo una elevada negociación de las acciones de PT, que esta misma mañana se negociaban frenéticamente con una subida que sobrepasó el 8 por ciento hasta que la CMVM decidió suspender su cotización por el inicio de la asamblea.Los principales accionistas portugueses de PT, que ahora pueden tener en sus manos la venta de Vivo, son el grupo financiero Espírito Santo (7,99 por ciento), el banco estatal Caixa Geral (7,3 por ciento), Ongoing (6,74 por ciento), Visabeira (2,01 por ciento) y Controlinveste (2,28 por ciento).Entre los accionistas extranjeros, además de los compradores de los títulos de Telefónica, destacan el fondo norteamericano Brandes Investment Partners (7,89 por ciento) y el grupo británico Barclays (2 por ciento).El Gobierno portugués, que tiene acciones especiales con derechos de veto en PT, no ha revelado si los usará para evitar la venta de Vivo, pero el primer ministro socialista luso, José Sócrates, dijo la semana pasada que había dado instrucciones a la Caixa Geral para que vote con sus acciones ordinarias en contra de la operación.Los accionistas del antiguo monopolio luso de las comunicaciones deciden si se vende a Telefónica el 30 por ciento que tiene la empresa lusa en la brasileña Vivo a través de Brasilcel, una sociedad que controlan a medias con la empresa española.