Crece la tensión en el Golfo Pérsico

Un buque de la Marina de EE UU abre fuego contra una embarcación que ignoró las señales de advertencia. Un muerto y tres heridos en el incidente

NUEVA YORK- El buque de abastecimiento «USNS Rappahannock» disparó ayer contra una pequeña embarcación en el Golfo Pérsico después de que se acercase demasiado al buque estadounidense, según la Marina. Los disparos se realizaron cumpliendo con los protocolos de seguridad después de que la pequeña embarcación pusiese rumbo al puerto de Jabel Ali (Dubái), cerca de la nave de abastecimiento.

El portavoz de la Mariana de la V Flota, situada en Bahréin, el teniente Greg Raelson, indicó que los marineros del «USNS Rappahannock» emitieron varias advertencias antes de recurrir a las ráfagas de ametralladoras del calibre 50. Antes de abrir fuego, se advirtió verbalmente a la embarcación cuando se encontraba a 1.100 metros y se lanzó un disparo de aviso.

Mientras, un diplomático estadounidense y un funcionario de los equipos de rescate de Emiratos Árabes en Dubái, que prefirieron mantenerse en el anonimato, confirmaron a Associated Press que una persona de nacionalidad india había muerto y tres habían resultado heridas.

Tras lo ocurrido, docenas de agentes de Policía y funcionarios de Emiratos Árabes acudieron al lugar donde atracó la pequeña embarcación, que escogió un pequeño puerto utilizado por pescadores y marineros. En un principio, se informó de que se trataba de un bote civil de nueve metros de tres motores. Embarcaciones similares se suelen utilizar en la zona para pescar. Pero lo que alertó a los estadounidenses es que la Guardia Revolucionaria de Irán también utiliza botes similares para trasladarse por el mismo golfo debido a su rapidez.

Equipos de emergencia trasladaron lo que parecía una persona dentro de una bolsa fuera de la embarcación. Más tarde, la colocaron en el interior de una ambulancia, mientras los pescadores del pequeño puerto seguían atentos sus movimientos.

Es rutinario que buques militares estadounidenses se crucen con barcos iraníes en aguas internacionales en el Golfo Pérsico sin ningún incidente. Pero botes rápidos de la Guardia Revolucionaria de Irán han pasado cerca de embarcaciones estadounidenses en incidentes que han hecho saltar las alarmas en el Pentágono.

Precisamente en 2008, George W. Bush acusó a Teherán de cometer un «acto de provocación» después de que cinco botes de la Guardia Revolucionaria «acosaran» a tres barcos de guerra de la Marina de Estados Unidos. Entonces, un portavoz del Pentágono indicó que lo sucedido había sido un encuentro de «confrontación significativa». En cambio, Teherán quitó hierro al asunto.

 

Diputados iraníes piden cerrar Ormuz
Un amplio grupo de diputados iraníes insiste en cerrar el estrecho de Ormuz y mantener clausurada esa vía marítima vital para el suministro mundial de hidrocarburos mientras no se levanten las sanciones por su programa nuclear. Para reabrir el estrecho, proponen los diputados, Irán debería imponer una tarifa del 3% sobre las cargas de petróleo procedentes del Golfo.