Gadafi masacra a su pueblo

La aviación de Gadafi bombardea Trípoli y deja más de 250 muertos n Los opositores toman Benghazi, la segunda ciudad del país

Los manifestantes salen a las calles de Benghazi después de haberse hecho con el control de la segunda ciudad más grande del país
Los manifestantes salen a las calles de Benghazi después de haberse hecho con el control de la segunda ciudad más grande del país

Cuando a última hora de la tarde de ayer, el Coronel Muammar Gadafi se dio cuenta de que estaba perdiendo el control de Trípoli, decidió bombardear la capital y masacrar a su pueblo, antes de dejarse derrocar por éste. Según la cadena de televisón Al Yazira, aviones militares empezaron a sobrevolar la capital al anochecer, bombardeando a los grupos de manifestantes que marchaban por la ciudad y a todo individuo o vehículo que estuviera en las calles, a intervalos de unos 20 minutos.

Las pocas fuerzas todavía leales a Gadafi también habrían empleado artillería pesada desde tierra, provocando al menos 250 muertos en pocas horas, según diversas fuentes. Tanto los hechos como la cifra de víctimas son confusos e inciertos, ya que todas las comunicaciones con Libia quedaron completamente bloqueadas ayer por la tarde.

La batalla por la capital comenzó varias horas antes: en lamadrugada del lunes, la rebelión y la violencia ya se había extendido a muchos barrios de Tripoli, donde en la noche del domingo al lunes habrían muerto 60 personas en los enfrentamientos entre losmanifestantes y las fuerzas gubernamentales en algunos barrios de la ciudad. Los manifestantes habían atacado durante la noche el edifico de la televisión estatal, aunque ésta seguía emitiendo ayer con normalidad. Los prodemocracia consiguieron prender fuego al Congreso General del Pueblo, sede del Parlamento libio, pero poco más se sabe sobre cómo ha quedado uno de los símbolos del régimen, así como los otros edificios gubernamentales que habrían sido atacados en Trípoli.

Desde ayer por la mañana, los manifestantes se habían hechofuertes en el centro de la ciudad, donde cientos de miles de personas se congregaron en la plaza Verde para pedir el fin del régimen y miles de ellos empezaron a marchar hacia los cuarteles generales de Gadafi, en las afueras de de capital, donde se supone que el líder libio está atrincherado.

Desde el domingo por la noche corríann rumores sobre la posibilidad de que Gadafi hubiera salido del país. Incluso el ministro de Asuntos Exteriores británico, William Hague, aseguró que Gadafi se hallaba en Venezuela.

Después de bombardear Trípoli, los aviones de Gadafi también habrían atacado las ciudades de Al Zawiya, al oeste de la capital, y Musrata, al este, donde los tanques se habrían desplegado a última hora de ayer, según la cadena de televisión Al Yazira. Mientras, llegaban nuevas informaciones de un posible ataque contra Bengasi, donde se iniciaron las revueltas y donde habrían muerto unas 300 personas en 3 días de batalla, pero que había quedado supuestamente bajo el control de lasfuerzas antigubernamentales el domingo. Todo el este del país, donde Bengasi es la principal ciudad, estaría ya fuera del control del Gadafi después de que los ciudadanos hayan tomado muchas localidades y las tribus hayan dado la espalda al Coronel, respaldando a los revolucionarios.

Los principales líderes tribales han retirado su tradicional apoyo al régimen y estarían rechazando las órdenes y armas ofrecidas por el éste para aplastar las revueltas. Incluso, la tribu Al Zuwaya, importante en la zona, amenazó con cortar el suministro de petróleo desde a los países occidentales si no para la brutal represión contra los manifestantes.

A pesar de ella, las revueltas se han expandido ya a todos los rincones del país. Varias importantes ciudades habrían caído en manosde los revolucionarios, con la ayuda en algunos casos de las Fuerzas de Seguridad, que se habrían rendido ante la imposibilidad de controlar a las masas, o se han unido a ellas compartiendo su causa.

Cada vez circulan más noticias sobre hombres de Gadafi que se niegan a matar a sus propios hermanos y, por ello, el régimen estaba empleando a mercenarios extranjeros, árabes y africanos, para atacar a la población civil. Algunos de ellos habrían llegado ayer hasta la capital desde el este del país, aunque muchos han sido capturados por los prodemocracia, que mostraron a través de internet imágenes de milicianos no libios –de raza negra– muertos. Gadafi ha sorprendido a su pueblo y a la comunidad internacional empleando los métodos más sangrientos, brutales, indiscriminados y propios de una guerra.

El líder, que anoche salío en televisión por primera vez para demostrar que no ha huido del país, se aferra desesperadamente al poder y está dispuesto a luchar«hasta el último hombre, la última mujer y la última bala», tal y como amenazó su hijo, Seif al Islam, en un discurso televisado el domingo por la noche. El historial de Gadafi y su naturaleza de dictadormaniaco, hacen sospechar que el líder libio llegará hasta las últimas consecuencias y algunos analistas apuntan a que Gadafi matará hasta que le maten, pero jamás se rendirá.

El ministro de Estado libio encargado de Emigración y de la Comunidad Extranjera, Ali Errichi, exigió formalmente que Gadafi abandone el poder, según informó Al Yazira. En declaraciones a dicha cadena, Errichi, quien se encuentra en la ciudad estadounidense de Boston, indicó que por ahora se limitaba a hacer este llamamiento a Gadafi, pero advirtió de que hará nuevas declaraciones en los próximos días.