Salamanca se compromete con su Patrimonio

Su alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, presenta un decálogo con medidas de protección y conservación del numeroso legado histórico-artístico de esa capital

Terrazas en la Plaza Mayor salmantina
Terrazas en la Plaza Mayor salmantina

SALAMANCA- Salamanca echará el resto para proteger y conservar el ingente patrimonio histórico-artístico. Se trata, según recordaba ayer su alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, de una fuente muy importante, si no la principal, de «actividad económica y de creación de empleo» en la capital del Tormes, además de «una de sus principal señas de identidad».

Por este motivo, el regidor avanzó la puesta en marcha de un decálogo de medidas concretas, «para la promoción, protección y puesta en valor de este acervo patrimonial», ante lo que «se hace necesario desarrollar iniciativas en distintos ámbitos, como la planificación y gestión urbanística, la normativa y la rehabilitación patrimoniales».

Fernández Mañueco recordó, en declaraciones recogidas por Ical, los «tres hitos» marcados por los anteriores alcaldes y sus corporaciones en el actual periodo democrático en defensa del Patrimonio y de la Cultura en Salamanca como el Plan Especial del Conjunto Histórico en el año 1984, el título de Ciudad Patrimonio de la Humanidad, declarada como tal por la Unesco en 1988, y la celebración de la Capitalidad Europea de la Cultura, en 2002. Por este motivo, avanzó que había dado cuenta de su intención de presentar el Plan de Gestión de la Ciudad Vieja de Salamanca en un plazo de tres meses, para someterlo a la participación y el debate de la sociedad salmantina, en línea con las directrices marcadas por la Unesco. Paralelamente a este debate abierto, se ultimará el contenido del nuevo Plan Especial del Conjunto Histórico, que se presentará en el plazo de tres meses desde la aprobación definitiva del Plan de Gestión.

Con estos planes, explicó, se potenciarán las acciones para la conservación, tutela y puesta en valor del patrimonio monumental a través, entre otras, de la mejor del catálogo de edificaciones, el refuerzo de las normas de conservación del parcelario, densidades, usos y condiciones de edificación, la redelimitación de los entornos de los bienes de interés cultural, la definición de los valores paisajísticos de la ciudad y de sus áreas singulares o la aclaración de áreas de mejor de la habitabilidad o de rehabilitación y regeneración urbana.

Refuerzo normativo
Salamanca cuenta con una normativa que facilita e impulsa la conservación y protección de estos ámbitos, que es la recogida en el Plan General. Pero, incidió el alcalde, desde el Ayuntamiento quieren ampliar y completar esa protección con estos dos nuevos planes, siguiendo las recomendaciones de la Unesco.