Un autógrafo algo violento

Loquillo denuncia a unos fans tras un encontronazo

Loquillo colgó en su propia web el incidente en el que se vio implicado el pasado 11 de octubre tras dar un concierto en Leganés
Loquillo colgó en su propia web el incidente en el que se vio implicado el pasado 11 de octubre tras dar un concierto en Leganés

Madrid- Hay quien cruza océanos, acampa o simplemente, espera tras un concierto. Todo vale con tal de conseguir que tu ídolo estampe su «con cariño» en cualquier superficie. Los hay que los coleccionan y otros que sólo se los piden a su artista fetiche. En definitiva, los autógrafos son, para muchos, un objeto de deseo incalculable y para algunos artistas, un suplicio insoportable.
Quizá por esa mezcla entre lo que siente el fan y el personaje conocido se desencadenó una curiosa escena a la salida del concierto de Loquillo, el pasado 11 de octubre en Leganés. El propio artista, que no quiso realizar declaraciones a este periódico, colgó en su página web el episodio y se refirió a sus seguidores como «delincuentes».
Según fuentes policiales, sin embargo, se trataba de fans del artista que esperaron pacientemente más de una hora tras el concierto de Loquillo. El artista permaneció largo rato en el camerino y a la salida del recinto el coche en el que viajaba fue abordado por el pequeño grupo de seguidores. Uno, al parecer, se puso incluso de rodillas para que el cantante les saludase.
En un momento dado, se abre la puerta del copiloto, que es donde estaba Loquillo, e intentan sacarle a la fuerza del vehículo. Lo que parecía una escena casi cómica con unos fans arrodillados se volvió un poco violenta y el cantante optó por grabar la situación con su propio teléfono móvil.
Según él mismo explicaba en su web, el coche lo conducía su manager, José Lapuente, y viajaban otras dos personas más. «Después de un forcejeo en la calle y gracias a la astucia de Lapuente, pudieron continuar su viaje. Loquillo ha presentado las denuncias pertinentes ya que tuvo el buen hacer durante una parte del altercado, de grabar a los agresores con su móvil», cuenta.
La representante del cantante, no quiso ayer darle mucha importancia a lo sucedido y calificó los hechos como de mera «anécdota». En cualquier caso, Loquillo denunció en la comisaría de la Policía Nacional y aportó el vídeo en cuestión como prueba.
Cuentan quienes estuvieron cerca que todo se excedió y simplemente la situación se fue de las manos. Vamos, que los fans tan sólo buscaban un poco de atención del artista y sus formas no fueron las más correctas. La denuncia en cuestión seguirá su curso. Ahora quizá los seguidores de Loquillo se lo piensen dos veces antes de acercarse a su ídolo para pedirle un autógrafo.