La felicidad de «Mou»

No le perturban las palabras de Cruyff, que dijo que nunca lo ficharía. «Canales será un gran jugador»

José Mourinho se toma un chicle en el banquillo durante uno de los partidos del Real Madrid
José Mourinho se toma un chicle en el banquillo durante uno de los partidos del Real Madrid

Madrid- «Mira mis ojos. Hace una semana que no duermo». Con estas palabras Mourinho zanjó la polémica en torno a las palabras de Johan Cruyff, que aseguró que el portugués nunca entrenaría a un equipo suyo. Las declaraciones del holandés se producen en el mejor momento de la temporada para el equipo blanco: líder en la Liga BBVA, primero de grupo en Liga de Campeones e invicto en todas las competiciones. El entrenador de Setúbal asegura que no hay «Mourinho-dependencia»; existe «Mourinho-colaboración».
Además de la racha del equipo, la vuelta de Ramos es otro de los asuntos importantes en la agenda del Real Madrid. «Cuando los jugadores van a la Selección, no son mis jugadores», manifestó el portugués. «Si él quiere ir, su presidente lo quiere llevar y el departamento médico está de acuerdo, no hay problema para mí», concluyó Mourinho. Al mismo tiempo, tuvo elogios para Xabi Alonso y Marcelo. Del primero dijo que juega, piensa y trabaja mucho; del segundo confesó que, aunque al principio no se enteraba de la película y no era de su agrado, ahora tiene muchas ganas de aprender y de mejorar.
Tanto Alonso como Marcelo son dos de los jugadores que han contribuido a dar una imagen de equipo asentado. En contraposición a la hipótesis de «partido feo» defendida por el entrenador del Racing, Miguel Ángel Portugal, Mourinho aseguró que su equipo buscará el buen fútbol ante los cántabros. «El Real Madrid hará un juego lo más bonito posible siempre. Hicimos algún partido feo, pero también en alguno el adversario tiró botellas al campo para parar el juego», dijo.
Respecto a la renovación de Pepe, «Mou» está convencido de que se desbloqueará en breve. El club tiene la opinión de que el jugador está contento y se quiere quedar, aunque el entrenador es consciente de que estas situaciones exigen su tiempo. «No veo otro final que no sea su renovación», aclaró José Mourinho, que tampoco contempla otro futuro para Canales: triunfar en el Madrid.