Lenguaje corporal: lo que sus gestos dijeron

Apoyo emocional
Durante el trayecto a la Abadía, Kate Middleton se muestra tranquila, relajada y sonriente, pero llama la atención que, al descender del Rolls Royce, tensa las manos, refleja su nerviosismo y busca la de su padre para sentirse más segura. No se desprende de ese apoyo emocional hasta comenzada la ceremonia.

Sonrisa en el altar
La novia no puede evitar sonreír nerviosa y mirar constantemente a su padre mientras saluda al arzobispo de Canterbury. Continúa apretando la mano de su padre, que la ha conducido al altar, donde tampoco se suelta porque apoya su seguridad en él.

El tímido Guillermo
El Príncipe Guillermo se mostró más tranquilo, aunque no pudo evitar atusarse el pelo, jugar con los dedos, tragar saliva y tener los hombros encorvados. Estos detalles denotan el peso de la responsabilidad que tiene en ese momento. Además, es un hombre tímido que mira de forma recurrente hacia abajo buscando la calma durante los 40 minutos en que espera a la novia.

Miradas cómplices
La salida de la pareja es solemne. El Príncipe está mucho más relajado, pero muestra su timidez cuando busca la mirada y complicidad de Kate. No paran de lanzarse gestos de cariño y miradas. La novia sonríe con una felicidad plena.


Valvanuz Sánchez de Amoraga y Gómez-Acebo
Psicóloga y experta en lenguaje no verbal