América

Un ataque terrorista rompe la calma de las elecciones en Perú

El ataque terrorista cometido ayer contra una patrulla del Ejército en Cuzco, al sureste de Perú, que ha dejado cinco militares muertos hasta el momento, rompió la calma que se vive hoy en la segunda vuelta electoral para elegir al próximo presidente de la nación entre Ollanta Humala y Keiko Fujimori.

El gobernante peruano, Alan García, lamentó hoy la muerte de los militares, a los que calificó de "mártires de la democracia", pues fallecieron "cuando marchaban a custodiar el normal desarrollo en una zona peligrosa".

De acuerdo a informes del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, el ataque se produjo ayer, a las 16.00 horas locales, en la localidad de Choquetira, distrito de Vilcabamba, provincia de la Convención, cuando una patrulla militar se dirigía a custodiar el proceso electoral en esa zona.

A raíz del enfrentamiento han muerto, hasta el momento, cinco militares y al menos cuatro estarían heridos, pues las labores de rescate aún no han terminado.

El jefe de Estado pidió hoy a los ciudadanos, tras votar en Lima, apoyar al gobernante que resulte elegido para hacer que el próximo gobierno tenga éxito.

"Creo que esa es la mejor manera de seguir consolidando a Perú como fuerza sudamericana", afirmó.

Según los primeros informes del Ministerio Público (Fiscalía) en la región Puno, que estuvo paralizada por varias semanas por una protesta antiminera que amenazaba la elección en esa zona, todo transcurre con "total tranquilidad", después de haberse redoblado la seguridad.

De igual manera, el presidente del Jurado Nacional de Elecciones, Hugo Sivina, coincidió en que "no hay incidencias que puedan determinar que haya preocupación"por el proceso electoral en Puno, región fronteriza con Bolivia.

El responsable de fiscalización del JNE, Rómulo Daneri, informó que, hasta el momento, se han cometido 108 infracciones moderadas y 14 graves, entre las que figuran la suplantación de un elector, reparto de propaganda dentro de los locales de votación y presencia de representantes partidarios entregando material de sus candidatos.

Estas infracciones han sido denunciadas y están siendo investigadas en las regiones de Arequipa, Huánuco, La Libertad, Lima, Puno, San Martín y Tacna.

El gobierno ha dispuesto la movilización de 77.000 policías y 45.000 miembros de las Fuerzas Armadas para prestar seguridad en los centros de votación y oficinas de los órganos electorales.