Ciclismo

Andy Schleck encantado con un Tour 2011 con tanta montaña

El luxemburgués Andy Schleck, segundo del pasado Tour de Francia, se mostró encantado de la edición del año que viene, que cuenta con mucha montaña, su especialidad.

"Es un recorrido que nos conviene perfectamente, tendremos que estar atentos en la primera semana, pero todo se jugará en la última, que es muy dura", aseguró. El luxemburgués acogió bien que el Tour del año próximo tenga menos kilómetros contra el crono, apenas 41 individuales y 23 por equipos.

"Es mi debilidad, aunque estoy trabajando para progresar en ese terreno. El año pasado no cedí tanto tiempo. En cualquier caso, el Tour se gana en tres semanas, no en un día. Voy a tratar de llegar a la contrarreloj final con el máximo posible de ventaja", aseguró. El menor de los Scleck, que correrá con un equipo de su país, afirmó que estará bien rodeado y que él y su hermano Franck se disputarán la jefatura de filas en función de su nivel de forma.

Andy se refirió al caso de Alberto Contador, ganador del año pasado y suspendido de forma provisional por un presunto caso de dopaje por clembuterol. "Espero que Alberto sea inocente y que pueda probarlo. Que esta historia termine rápido porque es malo para el ciclismo, para él, para todos nosotros. Este deporte no necesita una historia como ésta", aseguró.

Por su parte, Carlos Sastre, vencedor del Tour de Francia 2008, se mostró ilusionado con la dureza del trazado de la ronda gala de 2011. "Hay que resaltar, sobre todo, esas cinco etapas de montaña y esos pocos kilómetros contrarreloj", manifestó Sastre sobre un trazado que le trae buenos recuerdos porque recorre varios de los puertos que él coronó en la edición en la que se proclamó vencedor.

Para el ciclista abulense, el Tour se decidirá en la fase final de la carrera, si bien tiene un inicio "espectacular"por la primera etapa en línea y por la contrarreloj por equipos de la segunda jornada. "Da la sensación de que es un Tour para escaladores. Intentan que las diferencias sean mínimas y que en la recta final todavía haya mucho que jugar. Que la carrera esté abierta", afirmó Sastre.

El ciclista español, que el año que viene correrá con el equipo Geox, indicó que es un Tour "muy bonito"y que lo mejor sería aspirar a poder ganarlo, pero también dijo que son "muchas circunstancias"las que deciden quién se lleva la victoria final. "Las cinco etapas de montaña son espectaculares. Si me dan a escoger me quedo con la de Alpe d'Huez, que es mítica", sentenció Sastre.