Alonso y el efecto «coanda»

Ferrari se ha basado en este principio físico para aprovechar los gases del escape de forma legal

Madrid- La mejoría experimentada por Ferrari en el Gran Premio de España debe ser tomada con cierta cautela. El equipo italiano ha dado un paso adelante, pero hay que tener en cuenta que, de no ser por la sanción a Lewis Hamilton en la parrilla de salida, el McLaren del británico estaba por delante y hubiera sido un rival difícil de batir en carrera. Alonso se mostró contento porque las evoluciones funcionaron, aunque no es menos cierto que en el camino se quedaron otras que no dieron resultado.
El F2012 estrenó alerón trasero y delantero, tapa de motor, frenos y ubicación de los escapes, que además han empleado un principio físico llamado efecto «coanda», en honor al físico que lo inventó. El reglamento prohíbe esta temporada dirigir los gases del escape hacia el difusor para conseguir mayor apoyo aerodinámico y «pegar» más el coche al suelo, como ocurría el pasado año. Sin embargo, mediante este efecto, el flujo de aire queda atraído por la superficie por la que circula y sigue su recorrido. Y eso es lo que han hecho en Ferrari, una solución que hace que los gases sean succionados por el difusor y no les lleguen directamente, y que la FIA no pueda decir nada porque cumplen con la obligación de no estar orientados a esta parte trasera del monoplaza.
Se trata de una «trampa legal» o, dicho de otra forma, una interpretación extrema del reglamento, exactamente lo que le dio en 2011 a Red Bull un dominio apabullante y el título mundial. De momento, parece que funciona y Fernando Alonso tiene una mejor arma con la que luchar por el título.
Ahora es colíder de la clasificación general y queda mucho, pero como dijo Stefano Domenicail, jefe del equipo rojo, «siempre hay que tener fe, incluso cuando todo apunta a lo contrario. Hay muchos episodios en el deporte que lo demuestran, como pasó el domingo en la liga inglesa de fútbol», dijo al recordar la victoria del Manchester City con dos goles en un minuto del tiempo añadido.
De momento, Alonso no está en una situación tan desesperada y que no haya un dominador claro le favorece para optar al título.


Maldonado y el petróleo de Chávez
La victoria de Pastor Maldonado no sorprendió en el mundo de la F-1. El venezolano ya impresionó en su paso por la GP2, sobre todo en la temporada 2010, en la que peleó con Sergio Pérez y pronto se reveló como un superclase. Su llegada a la F-1 se produjo en 2011 y por dos motivos fundamentales: su triunfo en la categoría previa y el enorme potencial económico que tiene detrás, especialmente para un equipo (Williams) a punto de quebrar. Los casi 15 millones por temporada que aporta sólo para «alquilar» un volante son gracias a la empresa pública PSDVA, que controla el petróleo venezolano a través del Gobierno de Hugo Chávez. En el país existen muchas críticas por este apoyo, y sin embargo la celebración por el éxito de su compatriota fue multitudinaria.