«Junio horribilis» en Afganistán

El récord de 101 muertos entre las tropas de la coalición este mes coincide con el crítico relevo del mando militar

La muerte de un artificiero británico y de cuatro soldados noruegos este fin de semana en Afganistán ha convertido junio en el mes más sangriento para las tropas de la coalición desde que empezara la campaña bélica en noviembre de 2001. Las 101 bajas de este mes elevan a un total de 1.885 los fallecidos en el país y coinciden en el tiempo con el controvertido relevo del mando militar de la ISAF y de las tropas norteamericanas, el general Stanley McChrystal, a raíz de la publicación de un polémico reportaje en la revista «Rolling Stone». El general David Petraeus, bautizado como el «héroe de Irak» tras reconducir el conflicto cuando en Washington se empezaba a asumir la derrota, toma el control de Afganistán en un clima político y militar que recuerda al que había en torno al país árabe pero con particularidades propias. La sangría de muertos en las tropas de la coalición durante estos primeros seis meses rondan los 317 y aumenta las posibilidades de que se superen los 521 fallecidos que se produjeron en 2009 (según www.icasualties), el año más mortífero de todos. La pérdida de vidas humanas da cuenta de las dificultades de la contienda y mina la moral de los aliados. Holanda y Canadá abandonarán el país en los próximos meses y dejarán un vacío de 4.500 efectivos. Gran Bretaña ha superado este mes el total de muertos de Irak y las Malvinas con 309 fallecidos, desde el inicio de la intervención afgana en 2001, y el primer ministro, el conservador David Cameron, ha puesto 2015 como la fecha límite de retirada. El presidente norteamericano, Barack Obama, estableció julio de 2011 como el inicio del repliegue militar. Petraeus tiene apenas un año para dar la vuelta a la guerra o para convencer a su jefe de que posponga la marcha.