José iturmendi: «La Complutense elegirá la libertad y dirá no al voto cautivo»

José iturmendi
José iturmendi

-¿Qué le llevó a presentar su candidatura al Rectorado de la Complutense?
-Me animaron personas de todos los estamentos de la universidad: profesores, alumnos, PAS. Pero me convenció la situación que presenta la Complutense, su decadencia.

-¿Cuál es su principal propuesta electoral?
-Mi propósito es solucionar la situación económica de la UCM. Para ello lo primero que haré es conocer cuál es la situación real económica de la universidad porque en este momento no tenemos datos fiables. En este asunto hemos sufrido mentiras y una falta total de transparencia. Puede que estemos ante un iceberg que muestra una punta de hielo importante pero el sumergido a veces es mucho más grande.

-¿Cómo definiría la política de gestión de Berzosa?
-El equipo de Berzosa ha sido muy irresponsable. A la universidad pública le vienen los presupuestos dados. El 79 por ciento es la subvención que recibe de las comunidades autónomas, casi el 20 por ciento son las tasas, ingresos que recibe por matriculación, certificados, etc, y no llegan al uno por ciento los ingresos propios que genera la universidad, y por tanto el nivel de endeudamiento en el que nos movemos (más de 180 millones de euros) no tiene ninguna justificación.

-¿Porqué cree entonces que fue reelegido hace cuatro años?
-La gestión de Carlos Berzosa en lo que se refiere a los profesores en los primeros cuatro años no fue especialmente negativa, pero en su segundo mandato el deterioro ha llegado a todos los ámbitos de la universidad. Se ha fomentado el clientelismo, pensando que así se abonaba un voto cautivo a favor de su delfín Carlos Andradas. Ellos creen que en ese voto está su única baza electoral, ya que no pueden presentar una buena gestión. Incluso Carlos Andradas, durante ocho años vicerrector y ahora candidato, afirma que no tiene nada que ver con Berzosa. Se equivoca. La universidad es un espacio de libertad y no acepta chantajes. El 6 de abril la Complutense votará a favor de la libertad y en contra de los que quieren eternizar la servidumbre.

-¿No cree que el partidismo y la excesiva deriva hacia lo ideológico han contribuido a esta decadencia?
-La universidad es un lugar de conocimiento, de investigación, pero en la gestión de gobierno no se puede ser sectario. El partidismo ideológico no debería jugar el papel que ha tenido, utilizado muchas veces para ocultar otros problemas o sesgarlos, que es lo que ha ocurrido.

-¿Cómo ve a la comunidad universitaria de cara a las elecciones?
-Hay que ser realista, nuestra universidad es muy grande y está muy dispersa. Tiene centros muy heterogéneos, repartidos por todo Madrid y su participación siempre es más escasa de lo necesario. Yo hago un llamamiento a una masiva participación y exijo al rectorado que no haga trampas en este sentido. Hemos pedido urnas en todos los colegios adscritos, hospitales, institutos, hall de las facultades... Pero a Carlos Andradas no le salen las cuentas, él se quiere aferrar a un voto que considera cautivo, pero que no lo es. Tiene miedo a la libertad.

-En el acto celebrado en la facultad de Matemáticas, abogó por mejorar el diálogo con la Comunidad de Madrid, ¿es sin duda un factor importante?
-Más que importante, es inevitable. La universidad es una administración vinculada necesariamente a la Comunidad. Esto no quiere decir que tengamos que tener una actitud de aceptación, sin críticas, pero lo que es evidente es que hay que practicar el principio de lealtad institucional que viene establecido en la Constitución. Mis relaciones con la Comunidad de Madrid son excelentes.

 -¿Qué opina de la sentencia que exime a la Comunidad de pagar al equipo de Berzosa?
-El equipo de Berzosa, con Carlos Andradas a la cabeza, está dando ahora lecturas sesgadas de esta sentencia, pero la realidad es que la decisión del TSJM demuestra que la valoración que se había hecho de la deuda de la Complutense no se correspondía con la realidad. Ellos, cuando dejaron de recibir las cantidades desestimadas, lo que hicieron fue incautar los gastos corrientes que eran cantidades afectadas por los presupuestos a un fin concreto. Por lo tanto, si las facultades reclaman ese dinero, el rectorado tendrá que devolverlo.


Perfil: Entre el rock y la Cuesta de Moyano
Amante de la música country y del rock de los 50, los 60 y los 70, José Iturmendi reparte su tiempo libre entre sus grupos y cantantes favoritos, Johnny Cash, Johnny Hollyday, Emmylou Harris y Elvis Presley, y la búsqueda de libros antiguos por la Cuesta de Moyano. Durante 21 años fue decano de la facultad de Derecho y ahora se ha decidido a participar en las elecciones con un único objetivo: cambiar la gestión económica de la Universidad Complutense para sacarla de la situación de decadencia en la que está sumida.