El Ayuntamiento de Madrid suspende a cuatro agentes

El Ayuntamiento de Madrid suspendió ayer de sus funciones a cuatro policías municipales por su supuesta implicación en una trama corrupta de extorsión a locales y discotecas de la capital, según confirmaron de la Concejalía de Seguridad y Movilidad.

La mayor parte de locales afectados por los sobornos están en los distritos de Tetuán y Chamartín
La mayor parte de locales afectados por los sobornos están en los distritos de Tetuán y Chamartín

Madrid- El diario «El Mundo» informó que la Comisaría General de Policía Judicial ha desarticulado esta semana una trama corrupta dedicada a extorsionar presuntamente a locales y discotecas de la capital. La operación se ha saldado con cinco agentes detenidos, uno de ellos ya jubilado, de las comisarías de Tetuán y Usera. La operación policial, en la que también se detuvo a otras quince personas, entre ellos empresarios de la noche madrileña, se inició después de que diversos dueños de locales denunciaran que habían sido víctimas de esta presunta red ilegal. Según detalla el citado diario, los agentes detenidos habrían cobrado hasta 600 euros u otros regalos por parte de los empresarios para evitar las multas o las inspecciones. Igualmente señalan que la mayor parte de los locales afectados estaban situados en los distritos de Tetuán y Chamartín y los barrios cercanos. La pista para descubrir la trama surgió del Servicio de Gestión de Multas, donde la Policía Nacional averiguó que había un técnico implicado que era el responsable también de anular las multas de tráfico y otras sanciones en el departamento policial de San Blas a cambio asimismo de pequeñas cantidades de dinero. Desde el Ayuntamiento de Madrid apuntaron que conocían desde hace meses el operativo policial, colaborando en todo lo necesario con la Comisaría General de Policía Judicial. Además de la Policía Nacional, miembros de Asuntos Internos de la Policía Municipal tomaron declaración a los acusados, que fueron suspendidos «inmediatamente», y que se encuentran en libertad con cargos, acusados de revelación de secretos, prevaricación y tráfico de influencias, ya que se dedicaban a anular multas y avisar de las horas de las posibles inspecciones en los locales, explicaron. El Juzgado que lleva la investigación ha decretado el secreto del sumario. El Ayuntamiento insistió que en la Policía Municipal trabajan más de 7.000 agentes que realizan su trabajo de «forma excepcional». «Somos los primeros interesados en esclarecer los hechos», destacaron.