Los micros de la radio se van al bar

En todos los estadios de fútbol de nuestro país se ha repetido una escena esta primera jornada de Liga: los informadores de radio, acompañados por un notario que daba fe de lo sucedido, escuchaban cómo los jefes de prensa de los clubes les impedían el paso a los estadios. Después, cada periodista radiofónico se «buscó la vida» como pudo

Borja Inza, de RNE, narró el Getafe-Levante desde un bar
Borja Inza, de RNE, narró el Getafe-Levante desde un bar

El partido Getafe-Levante, por ejemplo, se radió porque cada informador encontró el modo de hacerlo. Borja Inza, de RNE, buscó un bar cercano al estadio y se trasladó allí con la unidad móvil. Sentado frente al televisor, con un micrófono inalámbrico, narró el encuentro. Pero no todo, porque «eso es denunciable», explicó a LA RAZÓN, «he hecho conexiones de 30 o 40 segundos y he narrado los goles en directo, igual que el final del partido». Además, los radioyentes han contado con las opiniones de los clientes del bar, aunque no han tenido las de los protagonistas, porque Borja no ha podido asistir a la rueda de prensa. Y eso, a pesar de ser la suya una radio pública y que no tiene publicidad.

Esther García, de Onda Madrid, quizá tuviera más suerte en ese sentido, pues poco después de comenzar el encuentro nos declaró que se iba a apostar en la salida del estadio para, cual «paparazzo», «asaltar» a los jugadores tras el partido. Raúl Granado, de Onda Cero, optó por entrar al Coliseum Alfonso Pérez... con una entrada de público. «He narrado desde la grada, con un teléfono, desde un lugar lejano del banquillo, porque allí estaba la jefa de prensa y se me hubiera visto, me habría echado», explica. Tras el partido, se apostó en la salida del parking y consiguió entrevistar al portero del Getafe, Moyá, que tuvo la amabilidad de parar.

Los aficionados calificaban la situación de «auténtica vergüenza». Así se expresaban tres jóvenes, Antonio, Santi y Óscar, antes de entrar al estadio. Miguel Ángel y Antonio, empleados del servicio de limpieza se preguntaban: ¿por qué quieren que se pague ahora y antes no? Será que lo necesitan para pagar alguna cosa...» Jaime Sanz vende camisetas y bufandas y se ve afectado «porque yo, mientras estoy aquí trabajando, escucho la radio». Todos ellos rematan diciendo: ¡y todo por dinero!



Se hizo el silencio
A las 20:00 h de ayer, cuando daba comienzo el partido Zaragoza-R. Madrid, todas las emisoras de radio quedaron en silencio. Durante un minuto. Como si estuvieran de luto. «¿Es esto lo que quieren?», preguntaron los locutores dirigiéndose a la Liga de Fútbol Profesional.