El Gobierno se pone de perfil y descarta legislar

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (d), y el presidente de la Generalitat, José Montilla (imagen de archivo)
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (d), y el presidente de la Generalitat, José Montilla (imagen de archivo)

Madrid- Los miembros del Gobierno que ayer se pronunciaron sobre la polémica votación del Parlamento catalán para prohibir los toros se aferraron al mantra de «yo hubiera votado "no"» para salir del paso, pero, al mismo tiempo, desde La Moncloa se aclaró que el Ejecutivo no se plantea promover ninguna legislación a nivel nacional ni para proteger ni para prohibir la Fiesta nacional. Como ayer informó LA RAZÓN, sólo una ley estatal que protegiese la Fiesta de los toros podría dejar en suspenso la prohibición de las corridas taurinas en Cataluña. Entre los pronunciamientos públicos destaca el del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien señaló que hubiera votado en contra de la iniciativa, si bien destacó que se trata de una decisión aprobada por un Parlamento autonómico en el marco «estricto» de sus competencias. «No hay que politizarla», dijo, informa Ep. También el vicepresidente tercero Manuel Chaves «respetó» la decisión, aunque aclaró, quizás a sabiendas de la que le podría venir encima en su tierra, que él también habría votado en contra. El ministro de Fomento, José Blanco, se declaró contrario a la prohibición y anunció que el 8 de agosto irá a la corrida que se celebrará en Pontevedra. Todas estas declaraciones confirman que una posible votación en el Congreso o en el Senado al respecto provocará más de una tensión interna en el PSOE y con el PSC. Al tiempo.

«Se negó a recibirnos»- El torero Francisco Rivera Ordóñez recriminó ayer la actitud del presidente del Gobierno: «Un grupo de toreros, empresarios, ganaderos y apoderados le brindamos en una ocasión nuestro deseo de comer con él y se negó a recibirnos». Una negativa del jefe del Ejecutivo que dice no entender.