Dos tercios de los ajustes de empleo en Iberia afectarán a personal de tierra

Dos tercios de los recortes de empleo de los 4.500 anunciados hoy en el plan de reestructuración Iberia afectarán a personal de tierra, según fuentes de los sindicatos con representación en la aerolínea.

De esta forma, el ajuste se traducirá en un recorte de casi 3.000 trabajadores de servicios de tierra, 930 tripulantes de cabina (TCP) y unos 600 pilotos, ha indicado a los periodistas el representante del sindicato Stavla de Iberia, James Hillegas, tras una reunión con la dirección de la compañía.

Hillegas, que representa al mayor sindicato de tripulantes de cabina en Iberia, ha destacado así que el recorte afecta al 27 % de este colectivo.

El recorte afectará, asimismo, a alrededor de 38 % de los más de 1.500 pilotos de la compañía, así como a una quinta parte aproximadamente de los trabajadores de tierra.

Por su parte, el presidente del sindicato de tripulantes de cabina Sticpla, Antonio Escobar, ha calificado el plan de "inaccesible"y ha afirmado que tiene un coste que los trabajadores de la empresa no se pueden permitir.

En declaraciones a los periodistas tras la reunión con la dirección en la sede de la aerolínea en Madrid, Escobar ha asegurado que la empresa tiene que "darle una nueva vuelta a su propuesta", porque "deja mucho que desear"y porque es "difícilmente transitable".

Ha señalado que la empresa no les ha dado muchos detalles y les ha emplazado a una nueva reunión en la segunda quincena de noviembre.

También los sindicatos CCOO, UGT y Sepla han rechazado el plan de transformación presentado por IAG, resultante de la fusión entre Iberia y British Airways, por suponer el "desmantelamiento de la empresa y la segregación de sus negocios"y responsabilizar del "fracaso de la gestión"sólo a los trabajadores.

Francisco Rodríguez, secretario federal del sector aéreo de UGT, así lo indicó a los periodistas, en nombre de los tres sindicatos -que integran el Consejo Económico y Social (CES)- que asistieron a la reunión en la sede de la aerolínea en Madrid convocados por la empresa para darles a conocer el plan.

Según Rodríguez, la empresa les ha transmitido que el plan no es negociable, por lo que los tres sindicatos lo valoran como "radical"y consideran que "merece una respuesta radical", aunque no ha mencionado ninguna concreta.

Para el sindicalista de UGT, el planteamiento de Iberia es un "trágala"y añadió que tiene que estar cerrado antes del 31 de enero de 2013.