El jefe de los Mossos en Barcelona asume las cargas del desalojo del 27M

BARCELONA– El comisario jefe de la Región Metropolitana de los Mossos d'Esquadra, Joan Carles Molinero, compareció ayer ante el juez que investiga el desalojo de la plaza Cataluña de Barcelona del 27-M, y declaró que él era el jefe del dispositivo policial ese día, y que dio la orden de autorizar «un uso proporcional de la fuerza mínima imprescindible contra los indignados».

Molinero fue el último de los imputados por este caso en declarar ante el juez, y sus explicaciones corroboraron las versiones ofrecidas anteriormente por otros cargos policiales. Tanto Molinero como los otros imputados han defendido el dispositivo policial de ese día, señalando que sólo se usó la fuerza cuando los indignados mostraron una actitud insumisa y agresiva, e insistió en que se trató de una operación de limpieza, debido a la final de la Champions que tenía que jugar el Barça al día siguiente.

Arropado
Según informaron fuentes de Interior, Molinero autorizó el uso de la fuerza por la citada operación de limpieza de la plaza. Acudió a la comparecencia secundado por el comisario jefe de los Mossos, Josep Milán, y los mandos de la Policía Autonómica Ferran López y David Piqué.

Molinero no hizo declaraciones a las periodistas tras finalizar su comparecencia ante el juez, por lo que su versión de los hechos trascendió a través del abogado de los indignados, Jaume Asens,que corroboró que fue este cargo policial quien dio la orden de cargar en la plaza Cataluña, una operación que terminó con varios agentes de la Policía Autonómica heridos.

Una vez terminadas todas las declaraciones de los imputados, entre ellos el director general de los Mossos, Manel Prat, y la ex regidora de Seguridad, Assumpta Escarp, el juez decidirá si hay nuevas imputaciones. De momento, todos los declarantes han cerrado filas en torno al dispositivo policial y han recordado que se trataba de una operación de limpieza, pero que se vieron obligados a utilizar la fuerza debido a la agresiva actitud de los acampados. El próximo paso del juez será analizar todas las comunicaciones que se realizaron durante el dispositivo para descubrir las conversaciones entre los mandos. Estas grabaciones se escucharán sólo en presencia de la secretaria judicial y la Fiscalía.

Desde la sala de mando
Molinero dirigió el dispotivo de desalojo desde la sala de mando, donde recibía información por parte del jefe del operativo desplazado a la plaza y, paralelamente, mantenía informado al director de los Mossos, Manel Prat. La orden era usar la fuerza mínima indispensable, ya que los concentrados mantenían una actitud violenta.