Matanza de jóvenes en Ciudad Juárez

Trece muertos, la mayoría adolescentes, ametrallados en una fiesta de cumpleaños. Los asesinos escaparon pese al gran despliegue policial

Un forense de la fiscalía de Chihuahua fotografía el cadáver de una de las víctimas
Un forense de la fiscalía de Chihuahua fotografía el cadáver de una de las víctimas

CIUDAD DE MÉXICO-Las autoridades judiciales de Ciudad Juárez, en la frontera con Estados Unidos, han confirmado el trágico balance de la última matanza registrada en la urbe más violenta de México: trece jóvenes muertos y quince heridos, siete de ellos de gravedad. Las edades de las víctimas, entre las que se encuentran siete mujeres, van desde los 9 a los 25 años.
Los «lamentables hechos», según la expresión de la fiscalía local, se produjeron sobre las once de la noche en dos viviendas contigüas del barrio Horizonte Sur, típico de clase media. Los asesinos, al menos ocho hombres encapuchados, llegaron a bordo de dos furgonetas. Iban armados con fusiles de asalto y ametrallaron indiscriminadamente a los asistentes a una fiesta de cumpleaños. En el lugar del crimen se ha recuperado un centenar de casquillos de bala de gran calibre. Varias de las víctimas fueron rematadas en el suelo.
El fiscal general de Chihuahua, Carlos Manuel Salas, se trasladó a Ciudad Juárez para encabezar y coordinar las acciones con otras corporaciones policiales y con el Ejército mexicano.
Por el momento, y como casi siempre, las autoridades no han facilitado información sobre el móvil del crimen, atribuido sin más a la «guerra del narco» que se libra en la ciudad y que ya ha causado más de dos mil trescientas muertes en lo que va de año. Sin embargo, la violencia no es patrimonio exclusivo de las bandas de narcotraficantes que se disputan una de los principales rutas de la cocaína; cientos de profesionales, entre ellos un tercio de los médicos, han tenido que abandonar la ciudad víctimas de la extorsión y los secuestros. De acuerdo a un seguimiento periodístico, en este año suman cinco los médicos asesinados y 16 los secuestrados. La mayoría ha cambiado su residencia al lado norteamericano.
No es la primera vez que se produce una matanza de este tipo. Así, otros quince jóvenes fueron asesinados por un grupo de sicarios mientras celebraban una fiesta el pasado 31 de enero en el conjunto residencial Villas de Salvárcar, también en Ciudad Juárez. Varias personas ya han sido detenidas por su relación con esa masacre, sin que las autoridades hayan facilitado más datos.