La madre de Sandra Palo: «Que no me lo cruce por la calle»

Marimar Bermúdez condenó ayer de nuevo que el expediente de uno de los asesinos de su hija quede ahora en blanco
Marimar Bermúdez condenó ayer de nuevo que el expediente de uno de los asesinos de su hija quede ahora en blanco

Madrid- Mientras «El Rafita» termina hoy de rendir cuentas con la Justicia, la familia Palo-Bermúdez revive el dolor que supone para ellos hablar de su hija. Marimar Bermúdez y Francisco Palo, los padres de la joven disminuida psíquica a la que «El Rafita» y otros tres individuos más violaron, quemaron viva y atropellaron en repetidas ocasiones hasta matarla, insisten en la necesidad de endurecer la Ley del Menor. Marimar, la más afectada de la familia, cree que con el caso de «El Rafita», que estándo en libertad vigilada ha cometido hasta siete delitos, ha quedado demostrado que Ley del Menor «no vale para nada». Cree que los legisladores tienen la culpa que el historial de que uno de los jovenes que participó en la muerte de Sandra quede limpio.«No es que el asesino de mi hija ya esté en la calle, es que ha demostrado que en estos tres años de libertad vigilada ha delinquido en repetidas ocasiones. ¿Cómo pueden decir que se ha reinsertado? », se pregunta. Marimar, que vive en la Getafe –muy cerca de Alcorcón, donde vivía antes «El Rafita» y de Vallecas– dice que sólo espera «no cruzárselo por la calle». «No se cómo podría reaccionar», admite.«Por mucho que se cambie el apellido en su conciencia, si la tiene, no podrá borrar nunca lo que le hizo a Sandra», añade la madre. Rafael García Fernández queda desde hoy en libertad y sin antecedentes pero la familia de la joven de Getafe no piensa cejar en su lucha por que se endurezcan las penas a los menores.