ANÁLISIS: España en semifinales ante una Francia sin alma José Ramón Sandoval

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

- ¿Cómo se puede explicar la actuación del equipo galo?
–La Francia que vimos es consecuencia del juego-control de España. Fue un equipo con un juego arrítmico y poca personalidad. Les faltó la agresividad que sí puso Croacia en el último partido de la primera fase.

- Dio la sensación de que siempre se jugó al ritmo que quiso España.
–Exactamente, así fue. Se jugó al ritmo que interesó a la Selección en cada momento. Con más profundidad cuando necesitaba el gol y con mayor control al adelantarse en el marcador.

- ¿Esperaba más del rival?
–Laurent Blanc cambió su sistema habitual, mandando un claro mensaje de respeto hacia el juego de España. Trataron de defender por acumulación de jugadores en el centro. En la basculación, sus laterales dejaban mucho espacio a su espalda en la bandas.

- Justo así llegó el primer gol
–Blanc puso dos laterales derechos: Reveillere, que perseguía a Iniesta por todos lados, y Debuchy, que hacía la permuta a su compañero para tapar a Jordi Alba. Mientras, intencionadamente, dejaban que Arbeloa llegara por la derecha conscientes de que no termina las jugadas con peligro. Su preocupación era tapar la izquierda, que es la banda de la magia de España, que es por donde llegó el primer gol.

- Y marcado por uno de los mediocentros...
–Ésta fue una clave importante. Tanto Xabi Alonso como Busquets se alternaban las llegadas al área. Del Bosque prefirió llegar en lugar de estar y tener más control sacrificando un poco de profundidad.

- Pedro demostró que hay energía y alternativas en el banquillo.
–Con él o Navas el juego de España cambia y se convierte en más profundo, algo ideal para enfrentar defensas más abiertas o para esos momentos de los partidos en los que los sistemas se relajan. La entrada de Pedro vino bien, igual que la apuesta otra vez por el falso «9». Del Bosque es consciente de que los partidos duran 90 minutos y domina muy bien los espacios de los partidos y los tiempos de los cambios.

- Pareció muy fácil...
–Creo que España nunca tuvo un partido tan cómodo frente a Francia, y si hubiera necesitado apretar el acelerador lo hubiera podido hacer. Al tran tran dejó fuera a su rival.

José Ramón Sandoval
Entrenador