Jódar anuncia el derribo de 168 edificios en los próximos dos meses

LORCA- La demolición de un edificio de cuatro plantas con 20 viviendas en la avenida de Europa de Lorca abrió ayer una nueva fase de derribos controlados de edificios declarados en ruina técnica por el Ayuntamiento que deben ser ejecutados por sus propietarios en un plazo de dos meses.

Técnicos de una empresa especializada comenzaron a primera hora de la mañana la demolición del inmueble, afectado de forma irreversible por los terremotos de hace un año, y decenas de ciudadanos contemplaron la ejecución de los trabajos tras el cordón policial. El alcalde, Francisco Jódar, explicó que los propietarios del inmueble solicitaron el 9 de febrero la declaración de ruina, que les fue concedida el 9 de abril y añadió que el 3 de mayo el consistorio le otorgó a los dueños la licencia de demolición.

Este era uno de los 168 edificios de Lorca en situación de «indefinición administrativa» desde los terremotos de 2011, que tenían abierto un expediente de declaración de ruina, y como él terminarán reducidos a escombros algo más de 45. «Habrá más derribos porque se ha terminado la indefinición administrativa», dijo Jódar, que precisó que los propietarios de los edificios «ya tienen los informes técnicos» y que durante esta semana quedarán firmados los decretos de demolición de la mayor parte de ellos. Algunos expedientes han sido remitidos a la Dirección General de Bienes Culturales al tratarse de inmuebles localizados en el casco histórico y que podrían tener algún grado de protección, mientras que en el caso del resto la resolución municipal ha sido notificada a los propietarios y se encuentra en fase de alegaciones. Desde el momento en el que se emite la licencia de demolición los edificios deben ser derribados en un plazo máximo de dos meses, transcurrido los cuales puede hacerlo de forma subsidiaria el Ayuntamiento. Los edificios que van a ser demolidos «están repartidos por toda la ciudad», dijo el alcalde, que señaló que en el barrio de La Viña, la zona cero de la tragedia, también hay nuevos decretos de ruina técnica.