Fallece el fundador de los «fossores» los frailes enterradores

Fray José María de Jesús Crucificado, fundador de los hermanos fossores en 1953, murió en la madrugada del lunes a los 91 años de edad. El funeral tiene lugar hoy por la mañana en la Parroquia de San Miguel, de Guadix, oficiado por el obispo Ginés García Beltrán. La capilla se instaló en la iglesia aledaña a la casa cueva que habitan los fossores en el cementerio accitano, donde trabajan estos frailes enterradores desde su fundación.

Fray José María y Fray Bernardo, dos religiosos andaluces, iniciaron en 1953 esta comunidad dedicada a enterrar a los muertos, cuidar cementerios y rezar por vivos y muertos, con ayunos y penitencias. Llegaron a tener presencia en siete ciudades, pero hoy sólo se mantienen en Guadix y Logroño. Fray José María se inspiró en el Libro de Tobías (1, 16-18) en el que el anciano Tobit entierra a los muertos pese a las prohibiciones del malvado rey Senaquerib. Manuel Gallardo Capel, párroco entonces de Baza, y el obispo de Guadix, Rafael Álvarez, apoyaron la nueva comunidad.

El alcalde de Guadix afirmó que pedirá que la ciudad declare al fraile hijo adoptivo, y lo alabó por «una vida dedicada a velar, a cuidar y a hacer todo lo buenamente posible por los antepasados y por esas palabras de aliento que daba a cada uno de los familiares». También el PSOE de la ciudad ha mostrado su pesar por la muerte de «gran persona dedicada durante casi toda su vida a cuidar de los que ya no están con nosotros».