El PP participará en la comisión del pacto fiscal

La financiación autonómica volverá a protagonizar esta Legislatura la actividad en el Parlament.

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

BARCELONA- La Cámara catalana aprobó ayer la creación de una comisión que estudiará la exigencia de un nuevo modelo fiscal equiparable a los rendimientos del sistema vasco. La presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, anunció que su grupo, aunque no es partidario de perseguir el concierto, se sumará a los debates: «Nosotros actuaremos con sentido constructivo; esto no es la prioridad de este país, es crear ocupación. Pero sí que me comprometo a participar con ustedes, me comprometo a hablar en la comisión del pacto fiscal. No es la solución, no la compartimos, pero sí que nos comprometemos a hablar de esto», dijo.
La comisión para el nuevo pacto fiscal salió adelante a raíz de una moción impulsada por ERC, que recibió el apoyo de CiU, ICV y Solidaritat. Un segundo punto del texto, que insta al Gobierno a actualizar las balanzas fiscales, prosperó con una mayoría más amplia, ya que se sumaron PP y PSC. Los últimos datos se conocieron en julio de 2008. También fue aprobado un enunciado que pide la regulación por ley de las balanzas.
El objetivo de la comisión será «consensuar el alcance, las competencias y el objetivo de un nuevo modelo de financiación que permita recaudar, gestionar, inspeccionar y liquidar nuestros impuestos y equiparar los ingresos a los del concierto económico», según la moción.
Cabe recordar que el modelo actual de financiación expira en 2013. El PP se ha querido incorporar con una voluntad inequívoca de ocupar la centralidad política catalana y no permanecer al margen de un debate que promete monopolizar el espacio público.


Presupuestos, antes del 30-A
El PP catalán logró ayer que CiU diera su apoyo a una moción en virtud de la cual se compromete a presentar a los grupos parlamentarios el proyecto de ley de Presupuestos para 2011 antes del próximo 30 de abril. Los portavoces parlamentarios de PPy CiU –Enric Millo y Jordi Turull– escenificaron el acuerdo con la firma en los pasillos del Parlament de un documento que expresa el compromiso convergente.