«Don Pasquale»: Donizetti se va de crucero

Un momento del montaje en Peralada
Un momento del montaje en Peralada

De Gaetano Donizetti. Intérpretes: Carlo Colombara, I. Rey, C.Albelo, M.Esteve. Director: Roberto Brizzi-Brignoli. Director de escena: Curro Carreres. Auditorio Jardines del Castillo de Peralada. 23-VII-2010.Un elenco principalmente español embarcado en un crucero para presentarnos la popular ópera cómica de Donizetti «Don Pasquale» sirvió para iniciar la propuesta lírica del Festival Internacional Castillo de Peralada. La propuesta escenográfica de Curro Carreres funcionó con bastante adecuación a la trama a pesar de alguna contradicción con el libreto que no está pensada para salir de crucero. Por el contrario hubo detalles de gran ingenio como el embarque de los protagonistas desde un puerto neblinoso durante la obertura, la cómica persecución de Don Pasquale y el Doctor Malatesta de Sofronia y su amante desde el bote salvavidas o el solo de trompeta del segundo acto desde el escenario del bar del crucero.Correcta comicidadDesde el punto de vista vocal merece destacarse la labor de la pareja de novios. La Norina/Sofronia de Isabel Rey fue ganando enteros gracias a una impactante presencia escénica, una destacada comicidad y una emisión lírica de muy buena ley que sorprende por su destacada emisión canora. Por su parte, el joven tenor canario Celso Albelo presentó un Ernesto emintemente musical, con una exquisita línea de canto y una destacada proyección de la voz y se convirtió en uno de los puntales de esta ópera gracias a sus arias y dúos. Por su parte el Malatesta de Vicens Esteve presentó una interesante comicidad y una correcta emisión canora mientras que el debut en una ópera bufa del bajo italiano, afincado en Barcelona, Carlo Colombara fue un valor añadido a la producción. Poco a poco fue profundizando en el personaje y a pesar de su juventud logró momentos de gran lucimiento gracias a una emisión de gran prestancia y nobleza. El aspecto cómico todavía habrá de trabajarlo con más ahínco en el futuro si quiere adentrarse del todo en este repertorio, pero apunta maneras, posee una adecuada técnica y lo que parece más importante, se divierte con el personaje que es la base para que el público disfrute con él en el futuro. La dirección de escena de Curro Carreres funcionó en gran medida y a la destacada escenografía de Esmeralda Díaz quizá le faltó algún detalle mayor de vistosidad; el vestuario adecuado y correcto, al igual que el resto del reparto.