El gasto en IDEA «es un insulto a los andaluces»

Ávila defiende que con el edificio «se unifican instalaciones» y «se reducen costes», un total de 350.000 euros anuales.

El gasto de 650.000 euros para la dotación de mobiliario de la nueva sede de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA), adelantado por LA RAZÓN, se coló ayer en la sesión de control al Gobierno, aunque las explicaciones fueron calcadas a las ofrecidas el pasado martes. El consejero de Economía, Innovación y Ciencia, Antonio Ávila, aseguró que –a pesar de las insistentes llamadas a la austeridad en estos momentos de crisis– la apertura de este nuevo edificio en el parque tecnológico Cartuja 93 de Sevilla «contribuirá a dar un mejor servicio a los emprendedores».

Sin referirse en ningún momento a la partida destinada al mobiliario, Ávila sostuvo que con este complejo «se unifican sedes y se reducen costes». De hecho, cifró el ahorro en 350.000 euros anuales. Además, las instalaciones «duplicarán los puestos de trabajo existentes actualmente» y «se mejorarán los servicios».

Al parlamentario popular Jorge Ramos no le convencieron las justificaciones del consejero e ironizó sobre la posibilidad de «concentrar sillas y mesas en el nuevo edificio al igual que se concentran sedes». Ramos calificó el gasto de «insulto a los andaluces que están en paro».

«El Parlamento está ahora sitiado por personas con problemas», recordó en alusión a las manifestaciones que se celebraban en el exterior. Sobre la nueva sede de la agencia, aseguró que «es un escaparate magnífico» pero «vacío de políticas». «Ésta es la Administración con más coches oficiales y mejores sedes», subrayó, por lo que la construcción de este edificio supone una «falta de sensibilidad con los miles de andaluces que están viviendo un auténtico drama social».

La construcción de la nueva sede corporativa de IDEA es un proyecto que se aprobó en marzo de 2007. El edificio se ubica en una parcela de 3.364 metros cuadrados y tiene seis plantas.


El coste de San Telmo, «razonable»
Los casi 50 millones de euros que, según la Junta de Andalucía, ha costado la reforma del Palacio de San Telmo supone una cantidad «más que razonable». Así lo aseguró ayer la consejera de Presidencia, Mar Moreno, quien defendió que el Gobierno andaluz «ha convertido un edificio en ruinas en una sede administrativa digna». Igualmente, recordó que el complejo podrá ser admirado por los ciudadanos y turistas gracias a un programa de visitas que «se pondrá en marcha en pocos meses». Por su parte, el PP exigió conocer la liquidación de la obra.