El viaje a ninguna parte

Valencia- «Me gustaría que la pintura no necesitar explicación». Así lo asegura el artista José Saborit, un genio que ayer inauguró su exposición «Más al sur» en el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM).

Un recorrido por sus paisajes más íntimos, de lo conocido a lo extraño, de lo más próximo a los escenarios remotos de la Antártida. Un paseo por el imaginario de un autor que acaba su viaje en el color blanco. Una ausencia de impactos que anuncia que una aventura termina para dar comienza a otra.

La muestra, ideada expresamente para exhibirse en el IVAM, concentra casi 90 obras divididas en cinco apartados. El primero de ellos, denominado «Porta-Coeli» refleja los paisajes comunes del artista en parajes de Náquera, Serra y la Sierra Calderona, donde las plantas de la zona se convierten en el eje de creación de su obra, que acaba el recorrido en las calmas aguas de la Albufera en «Lago».

Seguidamente, «El mismo mar» reflexiona sobre los mares Mediterráneo, Atlántico y Pacífico. En este sentido, Saborit navega por «Ínsulas extrañas» para llegar «Mas al sur», lugares inexistentes que se dibujan desnudos en el imaginario del artista.

La inspiración de Saborit nace de su necesidad de explorar paisajes distintos, desde el Sur de Sudamérica hasta la Antártida.

Comisionada por Carlos Marzal y el propio Saborit, ha supuesto un fluido diálogo entre la poesía y las artes plásticas, ya que también interviene en los escritos del catálogo el poeta Francisco Brines.
Para la directora del IVAM, Consuelo Císcar, «la luz, el sol, el aire y la niebla que asoman en las obras de esta exposición, lo hacen con humildad para deslumbrar al espectador con una imagen tan bella como inédita».